Español (ES)
Contacto Blog

Las auroras boreales

¿Cómo ver las auroras boreales?

¿Podremos ver las auroras boreales?

Por supuesto la respuesta es: no lo sabemos.

La naturaleza no tiene un botón para activar las cosas, ni una tormenta, ni un día de sol, ni una aurora boreal. No podemos garantizar que vayamos a ver las auroras boreales, aunque a fecha de febrero de 2020, en los 10 viajes que hemos realizado en los últimos años ¡¡las hemos visto en todas!!

Vamos a ver algunos factores a tener en cuenta.

Ciclo solar

El sol está sujeto a un ciclo de 11 años de actividad. En ese periodo pasa de estar en un pico de actividad máxima, a calmarse y volver a activarse al pasar este periodo. Este ciclo es bastante estable, si bien puede sufrir pequeñas variaciones.

Viento solar

Visto desde arriba el Sol funciona como una especie de aspersor de viento solar. Al margen de las tormentas solares, nuestro astro rey lanza unas 4 corrientes de viento solar separadas de forma más o menos homogénea. Si el periodo de rotación de nuestro Sol es de alrededor de 25 días en su ecuador, esto significa que la Tierra cruza una de esas corrientes de viento solar cada aproximadamente 6 días.

Por eso nuestros viajes para ver auroras boreales duran 7 días y 6 noches. Porque en ese periodo de tiempo podemos esperar que al menos una corriente de viento solar se cruce con nuestro planeta.

Los viajes de duración más corta son arriesgados, si tu viaje comienza un martes y termina un sábado, perfectamente el cruce con la corriente de viento solar puede ocurrir el lunes y la siguiente el domingo. También puede cruzar el jueves y que tengas suerte, pero la forma de evitar esto es haciendo que nuestro viaje tenga una duración tal que englobe estos ciclos.

Estos ciclos no son matemáticamente perfectos, por eso tampoco podemos predecirlo con 7 meses de antelación y hacer viajes más cortos que coincidan con uno.

Por esto, no siempre que esté despejado podremos ver las auroras boreales. De hecho, tenemos numerosas fotos de preciosos cielos despejados repletos de estrellas y sin ni una sola aurora boreal, se trata de días en los que simplemente no había actividad solar.

Meteorología

Sin embargo, el mayor problema es la meteorología. De nada sirve que haya mucha actividad solar si el cielo está completamente cubierto de nubes, y por desgracia esto es algo muy frecuente en la región de Tromsø y Laponia. Estamos en un clima extremo y eso también se nota en las previsiones meteorológicas.

La gran batalla de las personas que se dedican a cazar auroras, como los guías de AstroÁndalus, no es contra la actividad solar, es contra la meteorología. Al final y al cabo la actividad solar afecta a todo el planeta por igual, mientras que la meteorología puede variar en apenas una hora y de una zona a otra situada a apenas 30 kilómetros. Gran parte de los esfuerzos de nuestros guías gira en torno a predecir donde estará despejado para poder ir allí a a tratar de ver las auroras boreales. A esto tenemos que sumar si se trata de una zona accesible en vehículo y si las carreteras están abiertas, transitables y seguras. Como podéis comprobar no es una tarea fácil esta de cazar auroras boreales.

Por supuesto, se pueden ver las auroras boreales desde el centro de Tromsø, puede que la primera vez que vayas coincida que hay una fuerte actividad solar (tanto como para que las auroras se vean a pesar de la contaminación lumínica) y que esté despejado en la zona de Tromsø, pero esto es realmente difícil. En nuestros 10 primeros viajes solo nos ocurrió eso en 2 ocasiones.

Nosotros utilizamos 4 modelos meteorológicos distintos, e incluso tenemos una tabla Excel con estadística sobre qué modelo acierta más, como nos dijo una vez una clienta: estamos vigilando a los vigilantes.

Lo peor es que muchas, muchísimas noches tenemos modelos meteorológicos que discrepan en su pronóstico. Muchas veces tenemos modelos que dicen que estará nevando y luego está despejado y otros que pone que estará despejado y está completamente cubierto ¿por qué ocurre esto?

Bueno, en las zonas árticas el pronóstico meteorológico es especialmente complicado. Al norte de la región de Tromsø encontramos el océano ártico y el mar de Barents, dos de los lugares marítimos más hostiles del mundo en cuanto a climatología, donde azotan unos vientos muy fuertes que a su vez arrastran masas de aire frio polar. Cuando toda esa perturbación alcanza la costa noruega se encuentra con un terreno absolutamente abrupto, repleto de grandes montañas y encajonados valles por los que el aire se canaliza y condensa. Es decir, apenas el viento entre en una dirección un poco distinta a la prevista, el aire entrará por un valle o por otro y estará nublado y despejado en una zona distinta a la prevista. Es por ello que es tan sumamente difícil tener buenos pronósticos meteorológicos para esta zona del mundo.

Ahí es donde entra en juego la experiencia de nuestros guías cazadores de auroras boreales. Más de 5 años de experiencia y más de 70 noches bajo los cielos del norte de Noruega y Finlandia nos han hecho desarrollar un buen ojo cazador y tenemos la experiencia de nuestros clientes para corroborarlo.

 | Aldea en los Alpes de Lyngen una noche sin auroras
Aldea en los Alpes de Lyngen una noche sin auroras
 | Entrando en calor mientras esperamos las auroras
Entrando en calor mientras esperamos las auroras
 | Lago en Laponia una noche sin actividad solar
Lago en Laponia una noche sin actividad solar
 | No todas las noches hay auroras boreales
No todas las noches hay auroras boreales
Ajustes de privacidad
Decide qué cookies quieres permitir.
Puedes cambiar estos ajustes en cualquier momento. Sin embargo, esto puede hacer que algunas funciones dejen de estar disponibles.
Este sitio web no podrá:
    Este sitio web podrá: