Marcianos en Marte ¿de donde viene el mito?

La respuesta es bastante sorprendente: durante mucho tiempo no es que se sospechara, es que se daba por hecho que en Marte habitaban seres inteligentes con capacidad para construir ciudades. A pesar de que la realidad fue radicalmente distinta, como se comprobó posteriormente, en el imaginario común de la población quedó grabada la imagen de los “marcianos” habitando el planeta Marte. Hoy en nuestro blog, AstroÁndalus te habla de ello.

Corría el año 1877 cuando el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli publicó un mapa de la superficie marciana en la que se mostraban unas lineas rectas que conectaban distintos puntos del planeta. El propio astrónomo se refirió a estas lineas como “canali” aludiendo a estructuras naturales. El problema fue que este término se tradujo al ingles como “canals”, que es una palabra que hace referencia a estructuras artificiales… y ahí se armó el lío.

Parecía evidente, dado su color rojo, que Marte era un planeta desértico así que rápidamente, algunos científicos de la época como el francés Camille Flammarion pensaron que esos canales eran en realidad construcciones que los habitantes de Marte habían construido para trasladar agua de un punto a otro. También pensaba eso el astrónomo estadounidense Percival Lowell, que fascinado por las ideas de Flammarion, dedicó parte de su vida a estudiar el planeta rojo y a publicar numerosos libros sobre el tema, uno de los más famosos: “Mars and its canals” (1906). Este libro tuvo un gran impacto en medios de comunicación y las noticias sobre Marte y los marcianos eran constantes.

Sin embargo la realidad fue muy, pero que muy distinta. Ciertamente Marte tiene algunos rasgos de su superficie que de forma muy lejana, pueden recordar a estructuras rectilíneas, pero la mejora de las lentes y los telescopios fueron demostrando la cruda realidad, pues no se trataba más que de un efecto óptico provocado por la mezcla de defectos en las lentes y mucha imaginación. Eugène Antoniadi, que trabajaba en el observatorio de Flammarion comentó: “no hay canales en absoluto, sino matices de brillo complejos resultantes de detalles irregulares, demasiado pequeños para ser accesibles a nuestros medios”.

En 1965 la sonda  Mariner 4 obtuvo la primera imagen de la superficie de Marte y mostró un mundo absolutamente inerte, de altas montañas, valles y gigantescas llanuras desérticas repletas de cráteres. Hoy día tenemos varios satélites en órbita y otros tantos rovers explorando su superficie.

No obstante, el mal equipo de Schiaparelli y el efecto óptico de Lowell que les hicieron ver los canales han llegado hasta nuestros días en forma de leyenda. Comics, películas de ciencia ficción, programas de radio como la Guerra de los Mundos… todo ello ha contribuido a que los marcianos de Marte aun estén vivos.

Uno de los guiños cinematográficos más célebres es la película Mars Attack, que evocando al pasado, presentaban un mundo invadido por marcianos que morían cuando Tom Jones cantaba… sublime ¿verdad?

Y ojo… que aun podemos encontrar marcianos en el subsuelo en forma de bacterias, futuras misiones espaciales las buscarán. Mientras tanto, si quieres viajar a Marte hazlo con AstroÁndalus del 20 de julio al 9 de agosto en su campaña “Especial Marte 2018“.

 

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *