El mínimo solar bate un nuevo récord

En lo que va de año, el Sol ha estado sin manchas solares en su superficie un total de 271 días. Tenemos que retroceder hasta 1913 para encontrar un registro tan bajo.
¿Qué significa esto?
Bueno… en teoría está llegando menos energía del Sol y eso debería provocar un pequeño enfriamiento (esto es peligroso porque puede estar camuflando aun más la subida de temperatura debida al calentamiento global). Mientras que por un lado las emisiones de efecto invernadero se incrementan, la temperatura puede estar siendo compensada por un leve enfriamiento debido al mínimo solar. El problema es que este enfriamiento es coyuntural y remitirá en unos años, momento en el cual se puede relevar de golpe toda la magnitud del calentamiento global. No hay datos sobre esto pues no tenemos precedentes, la ciencia hablará pasados unos años. 
Aunque no es grave, tampoco parece ser el mejor momento para coger un avión, pues el mínimo solar provoca que el campo magnético del Sol sea más débil y por tanto los rayos cósmicos penetren con mayor facilidad en nuestro propio planeta (la radiación estratosférica ha aumentado un 22% en 4 años).
Esto provoca que cada vez que cogemos un avión, la dosis de radiación a la que estamos expuesta es un poco mayor, pero insistimos… nada grave. Hay algunas webs y programas que calculan estas dosis de radiación por vuelo. 
¿Afecta esto a las auroras boreales? Pues aunque hace unos años muchos artículos afirmaban claramente que si, hoy día hay algunos estudios y pruebas que no lo tienen tan claro. 
Parece evidente que la actividad de auroras boreales disminuye en latitudes inferiores, es decir… es probable que sea mucho más difícil ver las auroras en Islandia, Bergen o Lofoten, pero en aquellas localizadas por las que discurre el llamado «óvalo de actividad» como Tromsø no solo no han dejado de ver auroras, sino que parece que en fases de mínimo solar se producen con más frecuencia violentos brotes que dan lugar a las auroras rosas.
Además, Tromsø está en una latitud tan alta que incluso en fases de muy baja actividad solar se siguen viendo las auroras boreales sin problema. Es sin duda, la mejor zona del mundo para observarlas, tanto por su ubicación como por los servicios turísticos y comodidades en la zona.
De hecho, nuestra propia experiencia ha sido esta. Desde 2015 hemos viajado al ártico con nuestros clientes para ver las auroras boreales. Sin embargo, ha sido en los tours más recientes cuando hemos visto picos de una actividad tremenda con estos fogonazos de luces rosas que nos han dejado sin palabras.

Video de nuestro tour de octubre de 2018.

Video de nuestro tour de febrero de 2019.

Realmente llevamos muy poco tiempo estudiando el Sol con metodología científica. Existe un gran conocimiento de los ciclos solares cortos, los que ocurren cada 11 años, pero sabemos que, a su vez, estos ciclos de 11 años están dentro de otros ciclos y oscilaciones mayores de los cuales no tenemos muchos datos.

En cualquier caso nada de esto es realmente preocupante, pensad que esto lleva ocurriendo literalmente desde siempre, y aquí estamos. 😉

Ahm, si tu también quieres probar suerte con las auroras boreales ya sabes que organizamos varios viajes al año a Noruega y Finlandia.

¿Quieres ver las auroras boreales? Entra en www.astroandalus.com y RESERVA YA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *