Centros de investigación astronómica en Andalucía

Hoy es el Día de Andalucía, y dado que AstroÁndalus nació en esta comunidad, hoy rendimos nuestro particular homenaje hablando en nuestro blog de la investigación más puntera, que desde aquí se realiza en materia de astronomía.

Andalucía cuenta con unas condiciones excepcionales para la práctica de la astronomía, es una comunidad autónoma realmente grande y montañosa, con zonas naturales de incalculable valor y donde, debido a la baja densidad de población, el cielo nocturno aún cuenta con su oscuridad natural. Es por ello que muchas de las grandes infraestructuras de investigación a nivel nacional, e incluso europeo, se ubican aquí. Te hablamos de algunas de ellas.

1- Observatorio de Calar Alto

Situado a más de 2.150 metros de altura, en la Sierra de los Filabres (Almería), constituye el mayor observatorio astronómico de la Europa continental. El complejo, fundado en 1973, cuenta con 5 telescopios, el más grande de 3,5m de diámetro. Entre sus hitos más recientes se encuentra la puesta en marcha del proyecto CARMENES, que busca exoplanetas, planetas en otras estrellas.

2- Observatorio de Sierra Nevada (OSN)

Nos trasladamos al Parque Nacional de Sierra Nevada (Granada), techo de la Península Ibérica, y a su observatorio astronómico, que se sitúa a casi 2.900 metros de altura. Este observatorio cuenta con dos telescopios principales, de 1,5 y 0,9 metros de diámetro y está operado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía. Su figura sobre las pistas de esquí es una de las más icónicas de la provincia de Granada.

3- Instituto de RadioAstronomía Milimétrica (IRAM)

También en el Parque Nacional de Sierra Nevada y a pocos metros del OSN nos encontramos este radiotelescopio de 30 metros de diámetro, siendo uno de los más grandes y sensibles en la actualidad. Junto con el cercano OSN conforma uno de los complejos de investigación astronómica más importantes de la Península y posiciona a la provincia de Granada (que también acoge la sede del Instituto de Astrofísica de Andalucía) como uno de los epicentros europeos en materia de astronomía.

4- Centro de Experimentación de El Arenosillo

Andalucía también acoge el principal campo de pruebas de para la experimentación de vehículos aeroespaciales del Ministerio de Defensa. Este complejo depende del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial) y se sitúa en las inmediaciones de la localidad de Mazagón (Huelva). Si, desde Andalucía se han lanzado cohetes al espacio, entre ellos el INTA-300 capaz de poner 50kg de carga útil a 250 km de altura.

A parte de estos grandes complejos, existen otros muchos más como el Observatorio astronómico de La Sagra (Granada) o el Observatorio Andaluz de Astronomía (Jaén, Reserva Starlight Sierra Sur).

Pero Andalucía no es solo un lugar fabuloso para la investigación astronómica, también lo es para la práctica del turismo de las estrellas. AstroÁndalus organiza excursiones para observar las estrellas con telescopios en distintos puntos de las provincias de Jaén, Córdoba, Sevilla y Málaga. Entra en nuestra web y disfruta de ¡¡un viaje al cosmos!!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Marcianos en Marte ¿de donde viene el mito?

La respuesta es bastante sorprendente: durante mucho tiempo no es que se sospechara, es que se daba por hecho que en Marte habitaban seres inteligentes con capacidad para construir ciudades. A pesar de que la realidad fue radicalmente distinta, como se comprobó posteriormente, en el imaginario común de la población quedó grabada la imagen de los “marcianos” habitando el planeta Marte. Hoy en nuestro blog, AstroÁndalus te habla de ello.

Corría el año 1877 cuando el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli publicó un mapa de la superficie marciana en la que se mostraban unas lineas rectas que conectaban distintos puntos del planeta. El propio astrónomo se refirió a estas lineas como “canali” aludiendo a estructuras naturales. El problema fue que este término se tradujo al ingles como “canals”, que es una palabra que hace referencia a estructuras artificiales… y ahí se armó el lío.

Parecía evidente, dado su color rojo, que Marte era un planeta desértico así que rápidamente, algunos científicos de la época como el francés Camille Flammarion pensaron que esos canales eran en realidad construcciones que los habitantes de Marte habían construido para trasladar agua de un punto a otro. También pensaba eso el astrónomo estadounidense Percival Lowell, que fascinado por las ideas de Flammarion, dedicó parte de su vida a estudiar el planeta rojo y a publicar numerosos libros sobre el tema, uno de los más famosos: “Mars and its canals” (1906). Este libro tuvo un gran impacto en medios de comunicación y las noticias sobre Marte y los marcianos eran constantes.

Sin embargo la realidad fue muy, pero que muy distinta. Ciertamente Marte tiene algunos rasgos de su superficie que de forma muy lejana, pueden recordar a estructuras rectilíneas, pero la mejora de las lentes y los telescopios fueron demostrando la cruda realidad, pues no se trataba más que de un efecto óptico provocado por la mezcla de defectos en las lentes y mucha imaginación. Eugène Antoniadi, que trabajaba en el observatorio de Flammarion comentó: “no hay canales en absoluto, sino matices de brillo complejos resultantes de detalles irregulares, demasiado pequeños para ser accesibles a nuestros medios”.

En 1965 la sonda  Mariner 4 obtuvo la primera imagen de la superficie de Marte y mostró un mundo absolutamente inerte, de altas montañas, valles y gigantescas llanuras desérticas repletas de cráteres. Hoy día tenemos varios satélites en órbita y otros tantos rovers explorando su superficie.

No obstante, el mal equipo de Schiaparelli y el efecto óptico de Lowell que les hicieron ver los canales han llegado hasta nuestros días en forma de leyenda. Comics, películas de ciencia ficción, programas de radio como la Guerra de los Mundos… todo ello ha contribuido a que los marcianos de Marte aun estén vivos.

Uno de los guiños cinematográficos más célebres es la película Mars Attack, que evocando al pasado, presentaban un mundo invadido por marcianos que morían cuando Tom Jones cantaba… sublime ¿verdad?

Y ojo… que aun podemos encontrar marcianos en el subsuelo en forma de bacterias, futuras misiones espaciales las buscarán. Mientras tanto, si quieres viajar a Marte hazlo con AstroÁndalus del 20 de julio al 9 de agosto en su campaña “Especial Marte 2018“.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

¿Sabías que hoy se lanzará un coche hacia Marte?

Pues no… no es una broma. Si todo sale bien, esta tarde despegará desde Cabo Cañaveral (Florida, USA) un cohete cuya carga es un vehículo de color rojo. Si además el lanzamiento es exitoso y todas las fases se cumplen, tan peculiar carga acabará nada más y nada menos que en el Planeta Rojo varios meses después.

Pero… ¿Cómo hemos llegado a lanzar un coche a Marte? ¿Para qué? ¿Quién va a hacer esto? Te lo contamos hoy en nuestro blog de AstroÁndalus, tu agencia de viajes especializada en turismo astronómico, y lo hacemos dentro de nuestra campaña “Especial Marte 2018“.

La compañía SpaceX del visionario Elon Musk quiere lanzar mañana su nuevo cohete, el Falcon Heavy, que de salir bien se convertiría en el cohete más potente en servicio. El primer lanzamiento de un nuevo cohete es un acontecimiento cargado de incertidumbres y realmente hay muchísimas posibilidades de que algo salga mal y el cohete estalle bien en la plataforma (este sería el peor escenario) o durante su ascenso.

Así pues, no es el mejor momento para aprovechar el lanzamiento para tratar de poner satélites en órbita. Así que los primeros lanzamientos simplemente se cargan con lastre que simule el peso de una hipotética carga útil.

Y aquí está la explicación. Elon Musk es también propietario de la empresa Tesla, que fabrica vehículos eléctricos de alta gama. Así que… ¿Por qué no lanzar un Tesla Roadster al espacio? De hecho el Tesla que se va a tratar de lanzar no es ni más ni menos que el vehículo personal de Elon Musk.

Si todo sale bien el impacto publicitario será tremendo. Si sale mal la pérdida tampoco es lamentable, al fin y al cabo lo más probable es que realmente salga mal. Además, el lanzamiento incluye el intento de recuperar y reutilizar los 3 cohetes que dan impulso tal y como ya hace la compañía con los Falcon 9.

Debe de haber cientos de universidades y personal científico sin fondos tirándose de los pelos al ver que el lanzamiento (aunque sea de prueba) se va a usar para lanzar un coche a Marte como carga de lastre.

Mientras la exploración espacial avanza paso a paso, recuerda que tu también puedes volar a Marte a través de nuestros telescopios, sobre todo del 20 de julio al 9 de agosto, durante nuestra campaña “Especial Marte 2018“, con motivo del acercamiento entre La Tierra y el planeta rojo. Próximamente en www.astroandalus.com

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest