Comienza nuestra gira con el Planetario AstroAndalus

Para quien no lo sepa, AstroAndalus cuenta con el mayor planetario móvil de España, una gigantesca cúpula de 10 metros de diámetro, 6 de altura y capacidad para más de 60 personas.

Un planetario portátil es una esfera inflable donde se proyectan películas sobre divulgación científica o se realizan shows simulando el cielo nocturno donde una personas da una clase sobre reconocimiento de estrellas, constelaciones… etc.

Es una herramienta de divulgación científica fabulosa, divertida, amena y que por supuesto llama la atención por su gran tamaño ¿Quieres visitarnos? Pues estás de enhorabuena, porque tras un verano repleto de actividades astronómicas con nuestros telescopios y tras un comienzo de otoño de viajes en busca de las auroras boreales, con la llegada del frío es la época de nuestro planetario. Y es que ya ha comenzado nuestra gira que nos va a llevar por más de 14 municipios, 10 de ellos dentro de un programa que será presentando en breve por Diputación Provincial de Jaén.

Ya hemos estado en Frailes (Jaén) y en la feria Tierra Adentro (Jaén), pero de aquí a final de año visitaremos muchos otros lugares. Iremos informando en nuestras redes sociales de siguientes fechas y localizaciones, atento/a, porque empezamos este próximo viernes y la semana que viene ya estaremos en otras 5 localidades.

#planetarioastroandalus ¡¡el mayor planetario móvil de España!! 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

¿Cómo identificar el planeta Venus en el cielo?

El lucero del alba hace honor durante estos días a su nombre y se muestra visible a primera hora de la mañana, justo antes de la salida del Sol. Se trata del planeta Venus y en la entrada de hoy de nuestro blog de AstroAndalus, tu agencia de viajes especializada en turismo astronómico, te enseñamos a identificarlo en el cielo a simple vista.

El planeta Venus puede verse tanto al anochecer como al amanecer en distintas épocas del año, motivo por el cual la denominación de Lucero del Alba es un poco injusta, pues no solo se ve al alba, sino también justo al caer la noche. En cualquier caso esa enorme estrella brillante en el cielo es de hecho nuestro planeta vecino.

Venus es la “estrella” más brillante del cielo y es inconfundible. El hecho de que se vea al amanecer o al anochecer depende de la posición de este mundo en su órbita alrededor del Sol, pero… ¿como identificarla y no confundirla con una estrella? Veamos.

1.- Lo primero que notarás es que sin lugar a dudas es algo muy, muy, muy brillante, insistimos, muy, muy, muy brillante. Esa es la primera pista que te ayudará a identificar al planeta Venus.

2.- La segunda pista es genérica a todos los planetas, es decir, no te ayudará  distinguirlo de Júpiter o Marte, pero si de otras estrellas brillantes y es que los planetas no parpadean. Si ves algo muy brillante pero que tilila, sin lugar a dudas no es Venus sino una estrella.

3.- Venus siempre está visible cerca del Sol. Si es al anochecer lo verás siguiendo a nuestro astro rey cerca del horizonte hasta ponerse. Si es al amanecer lo verás en dirección a la salida del Sol.

¿Cómo verlo ahora?

Ahora mismo es un momento ideal para localizar a Venus. Se encuentra en dirección Este, justo antes del amanecer. Aquellas personas que madruguen verán una estrella muy brillante en dirección a la luz del amanecer ¡enhorabuena! Encontraste el planeta Venus a simple vista.

A través de un telescopio Venus luce como una pequeña lunita, porque efectivamente al ser un planeta que se encuentra en una órbita interior a la nuestra muestras fases como nuestra Luna. A veces se ve como una pequeña tajada de melón y a veces redondo casi en su totalidad. Si quieres disfrutar con la visión de este planeta y otros, así como de las profundidades del cosmos, no dudes en visitar www.astroandalus.com y conocer nuestra oferta de actividades y viajes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

¡Ohhhh, siiii! Orgasmo científico

Si, asumamos que el asunto de las ondas gravitacionales es complejo, y eso que en AstroAndalus ya te lo contamos en esta entrada del blog. De hecho, ya el mismo Albert Einstein predijo que, aunque estaba seguro de que las mismas existían, jamás tendríamos tecnología suficiente como para detectarlas… pero se equivocó. Hace apenas un año que se anunció su detección y desde entonces ya han sido varios los ensayos positivos que ratifican que somos capaces de “escuchar” el universo.

Resumiendo, y simplificando muchísimo, se puede decir que determinados fenómenos extremadamente energéticos en el universo provocan oscilaciones a modo de ondas que distorsionan el espacio de igual manera a como una piedra provoca ondas en la superficie de un lago cuando la tiramos. Esas ondas se desplazan estirando y contrayendo todo el espacio a su paso, de tal forma que, aunque no nos demos cuenta (debido a que las variaciones son ínfimas) todo nuestro entorno, nuestra casa, la mesa que tenemos delante, el espacio que hay entre tu perro y tu mismo, se contrae y se dilata, a veces estás un pelín más cerca de tu perro y a veces un pelín más lejos… algo absolutamente imperceptible. Pero por poco que sea, esto es así, y como ahora sabemos, el espacio se deforma debido a las ondas provocadas por fenómenos muy energéticos del universo, como la colisión entre agujeros negros o estrellas de neutrones.

La detección de las ondas gravitacionales se puede equiparar a la invención del telescopio, literalmente tenemos un instrumento nuevo con el cual podemos estudiar cosas nuevas, y esto abre todo un campo nuevo de la astrofísica que a saber dónde nos lleva en términos de conocimiento y tecnología en el futuro… sencillamente da vértigo.

Pero si tuviéramos que definir con algún término la sensación experimentada ayer por todas las personas que aman y sienten pasión por la ciencia con un nuevo anuncio en torno a las ondas gravitacionales, sin lugar a dudas sería “orgasmo”. Porque el pasado lunes se anunció que por primera vez se había podido observar algo que previamente se había detectado con LIGO (el consorcio que opera el instrumento que capta las ondas gravitacionales desde EEUU). Y es que por primera LIGO captó una onda gravitacional, predijo su procedencia en una galaxia a 130 millones de años luz, mandó una alerta intencional para que multitud de observatorios apuntaran sus telescopios a esa zona y… ¡¡oh si, ohhhhhh siiiiii!!! ¡¡se pudo ver TODO el proceso de colisión entre dos estrellas de neutrones desde el principio!! Durante varios días se observó ese punto y se vio como en distintas longitudes de onda, incluyendo la de radio, se recibía información de este acontecimiento tan sobrecogedor. Más de 3.500 personas participaron en algo sin precedentes que permitió obtener una información para la ciencia sobrecogedora ¡incluso se pudo calcular la constante de Hubble que mide la expansión del universo por primera vez sin ayuda de telescopios!!

Pasarán días, semanas, meses y años mientras se termina de analizar todo esto, es un golpe de suerte que ha tenido lugar años antes de lo que se pronosticaba.

El funcionamiento de LIGO es tan complejo que es lo más parecido a la simple magia, e incluso las personas que nos dedicamos a la ciencia tenemos que recurrir a algo que casi podría tener un símil en lo que se conoce como un acto de fé, y es que vivimos un momento apasionante en la historia de la ciencia en el que somos capaces de medir y registrar cosas que casi no nos creemos que seamos capaces de medir y registrar 😊

Se acaba de abrir toda una nueva rama de la ciencia que puede cambiar toda nuestra comprensión del universo e incluso nuestro desarrollo tecnológico a largo plazo… ¡¡¡¡¡ohhhhh siiiiiiii, ohhh siiiiiii!!!!!!!!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Cazabulos. Cap2. La foto de la luna llena y el sol.

Hoy en nuestro blog de AstroAndalus, tu agencia de viajes especializada en turismo astronómico, seguimos con la saga Cazabulos, en la cual capítulo tras capítulo vamos desvelando alguno de los montajes fotográficos que se han viralizado por Internet a pesar de ser falsos.

Si en el primer capítulo os hablábamos de la falsa foto de la península ibérica de la NASA, hoy lo vamos a hacer sobre la foto de la luna llena y el Sol en la misma imagen.

¿Te suena la imagen de cabecera? Seguro que la has visto por algún lado, en ella aparece un atardecer precioso, con unos tonos cálidos anaranjados y una imponente Luna llena justo arriba, todo enmarcado entre dos árboles. Muchas veces esta imagen aparece acompañada de un texto que explica lo inusual de este fenómeno, de lo precioso e incluso de la suerte que da verlo.

Pero… algo no cuadra ¿verdad? Efectivamente ¡es imposible ver la Luna llena y el Sol a la misma vez porque la Luna llena siempre (queremos decir SIEMPRE) está en el lado opuesto del firmamento que el Sol!

Para comprender esto hay que reflexionar sobre algunas cuestiones básicas. Por ejemplo: la Luna no emite ningún tipo de luz, el hecho de que brille se debe simplemente a que refleja la luz que recibe del Sol. Esto es exactamente lo que le ocurre a todos los planetas de hecho, ni Mercurio, ni Venus, ni Marte, ni Júpiter brillan porque emitan luz, simplemente reflejan la luz que les llega del Sol y por eso los podemos ver en la distancia. Del mismo modo que un libro apoyado en la mesa de tu salón no brilla en la oscuridad y solo es visible cuando enciendes la luz y este la refleja, los planetas y lunas de nuestro Sistema Solar no brillan y solo son visibles cuando vemos la parte que está siendo iluminada por el Sol. Además ¡¡y he ahí la clave de la cuestión!! Tan solo somos capaces de ver la parte que está siendo iluminada por el Sol, no somos capaces de ver la “parte de atrás” de los objetos porque al no estar recibiendo luz no reflejan y no se ven.

Por eso, cuando tenemos una Luna creciente o menguante y vemos media luna en el cielo entendemos fácilmente que una mitad está siendo iluminada por el Sol y la otra mitad no, pero ¿qué ocurre cuando tenemos Luna nueva o llena? En fase de luna nueva nuestro satélite se encuentra muy cerca del Sol, por lo que solo vemos la “parte de atrás”, la no iluminada, por eso sencillamente… no la vemos. En el caso opuesto, cuando tenemos luna llena, la misma está detrás de la Tierra, mostrando toda su redonda cara al Sol y por eso la vemos grande y brillante, completa.

Lo que vemos en la foto es completamente imposible, pues para poder ver la Luna llena, está tiene que estar detrás de la Tierra recibiendo toda la luz del Sol de frente, y por tanto está en el extremo opuesto del firmamento, jamás justo al lado de nuestro astro rey. Viendo el siguiente esquema se entiende bastante.

Situación de Luna nueva, cuando desde la Tierra se apunta a la zona no iluminada y por tanto no es visible.

 

 

 

 

 

 

 

Situación de Luna llena, cuando desde la Tierra vemos la Luna en todo su esplendor, la zona totalmente iluminada.

 

 

 

 

 

 

 

Supuesta situación imposible mostrada en la imagen.

Curiosamente la foto que se ve a continuación si es totalmente cierta y también se ha compartido bastante, aunque con información errónea. Lo que se anuncia como la Luna Llena y el Sol es en realidad el Sol y su reflejo en un edificio de cristal.

Así pues, otro bulo cazado. Si te ha gustado dale a Me Gusta y sobre todo ¡comparte!

Recuerda que, si te gusta la divulgación y la ciencia, AstroAndalus es tu agencia de viajes especializada en actividades de observación con telescopios, regalos originales, viajes para ver auroras boreales y mucho más. Descúbrelo en www.astroandalus.com ¡un viaje al cosmos!

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest