Relato de un eclipse solar único

En el momento en que escribo estas líneas son las 21:00h de la noche en el estado de Wyoming (USA), los tres monitores que hemos venido a disfrutar del eclipse total de Sol nos encontramos ahora mismo en un descomunal atasco de tráfico, hemos tardado 4 horas en recorrer 60 kilómetros de un viaje de 430.

Pero vamos a comenzar por el principio ¿Por qué en esta zona hay un atasco de literalmente cientos de kilómetros? Se dice que el eclipse solar de esta mañana ha sido el más observado de la historia, las cifras provisionales que estamos escuchando en la radio hablan de varios millones de personas.

Nosotros salimos la noche anterior en previsión a un caos circulatorio. El trayecto hasta llegar fue tranquilo, y justo al entrar a la zona de totalidad comenzó la más absoluta de las locuras, cada pocos kilómetros había zonas habilitadas con carpas, señales, zonas de descanso habilitadas, las gasolineras colapsadas, las tiendas de comida con colas para entrar… algo nunca visto. Al final entramos en un zona de camping donde cientos de personas comenzaban a montar telescopios y equipos para el día siguiente. Inmediatamente comenzamos a hablar con la gente de alrededor, el nerviosismo por lo que iba a ocurrir al día siguiente era palpable en el ambiente. Tras montar todo y hacer algunas fotos nocturnas nos fuimos a dormir ¡¡el día siguiente era la gran función!!

la noche anterior ya estuvimos haciendo algunas pruebas

Estábamos cansados y dormimos como troncos, pero eso no evitó que nos despertáramos muy temprano y comenzáramos a preparar todo el equipo. La zona no paraba de llenarse y conforme se acercaba el gran momento parecía que el mundo se iba a parar. La Luna hizo su aparición y empezó a tapar parcialmente el Sol. Como en AstroÁndalus nos apasiona la divulgación rápidamente comenzamos a compartir nuestro telescopio solar y decenas de personas se pasaban a conversar con nosotros y recibir nuestras explicaciones.

Visión del eclipse con nuestro telescopio antes de la totalidad

Para entonces había como una especie de calma tensa, pero hubo un momento en el que todo cambió súbitamente. De repente, la luz comenzó a apagarse y el paisaje comenzó a tomar tonos metálicos ¡la totalidad estaba cerca! Comenzamos a entrar en éxtasis, a preparar cámaras, cambiar objetivos, corriendo de un lado para otro mientras la luz se desplomaba por segundos. Cientos de personas paraban sus vehículos a los lados de la carretera mientras el mundo parecía apagarse, miraras donde miraras cientos de personas apuntaban al cielo y comenzaban a agitarse, apenas faltaba un minuto para el momento cumbre.

El minuto previo es algo inconcebible para quien no ha visto un eclipse total de Sol, la luz se desvanece de una forma espectacularmente rápida, la gente comienza a gritar, a aullar, a saltar, a correr de un lado a otro de excitación… y de repente ¡¡TOTALIDAD!!

No sé ni como describir lo que se puede ver en ese momento, comencemos por el entorno: el cielo no se oscurece como cuando anochece, sino que coge un color plateado, metálico, completamente surrealista. El horizonte en todas direcciones se torna de un color entre naranja y rosado, aparecen algunas estrellas en el cielo, también el planeta Venus… Entre tanto no para de escucharse gente gritando y silbando… expresiones de asombro en distintos idiomas, la temperatura se desploma súbitamente ¿y el Sol? Pues el Sol se ha ido, el mismo día se ha ido, en su lugar hay un anillo de plata en el cielo, rodeado de filamentos como plumas de un ala, a simple vista mirar hacia arriba era como sentirse en otra realidad, en otro planeta. Es una experiencia tan completamente distinta que no se puede describir, uno puede sentir entusiasmo, una sobredosis de adrenalina, privilegiado de haber visto eso.

El sol durante el momento de totalidad

Tras dos minutos de éxtasis, todo el proceso se repite a la inversa, el Sol comienza a aparecer justo detrás de la Luna y de repente el día regresa en apenas unos instantes. Tan solo 2 minutos después de la totalidad parecía que no había ocurrido nada, pero si que lo había hecho, la gente seguía abrazándose, saltando, viendo las fotos de sus cámaras y corriendo enloquecidas al ver el resultado. Todo el mundo que miró por nuestros telescopios se acercó a ver nuestras imágenes, a compartir su entusiasmo, a invitarnos a jugar con ellos ¡incluso a conducir una pick up inmensa! Después de haber compartido un momento así no se puede más que disfrutar de la humanidad, de la gente, de las sensaciones de todas personas que sonríen aun con la imagen del eclipse en la retina.

Y claro… llegó la vuelta la realidad, hace ya un buen rato que comencé a escribir estas palabras y apenas hemos avanzado, seguimos atascados en un atasco de tráfico monstruoso, las noticias ponen imágenes en helicóptero que dan pánico de colas de decenas y decenas de kilómetros, las entradas a las ciudades están bloqueadas, vemos gente fuera de los coches estirando las piernas, gente echando gasolina con garrafas porque hay colas de kilómetros para acceder a las gasolineras… estamos agotados, sabemos que nos quedan horas y horas atrapados en el coche, pero…. ¿Qué más da? En cierto modo esto también es parte de haber vivido uno de los acontecimientos astronómicos del siglo, y con AstroÁndalus lo hemos vivido de una forma muy especial. Después de días así es imposible no enamorarse perdidamente de la ciencia, de la astronomía.

Os dejamos mientras las estrellas comienzan a aparecer en el cielo, entre tormentas lejanas en las planicies de Wyoming y las primeras siluetas de las montañas rocosas de Colorado.

¡Buenas noches!

Share on Facebook62Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

2 comentarios en “Relato de un eclipse solar único”

  1. Gracias Andrés por compartir con los demás tu excitante experiencia, la cual nos ayuda a reflexionar sobre la inmensidad del universo y nuestro papel efímero en el mismo.
    Un abrazo.
    A. Carmona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *