¿Cómo afecta la contaminación lumínica al medio ambiente?

Gracias al trabajo de tantas y tantas personas que han luchado por dar visibilidad a este problema, hoy día el problema de la contaminación lumínica comienza a hacerse hueco en el debate medioambiental, incluso muchas comunidades autónomas de España están legislando para regular el uso que como sociedad, hacemos de la luz.

De igual forma que a nadie se le ocurre tirar una pila a un río o dejarse el grifo abierto durante horas, aun hay cierto desconocimiento sobre las implicaciones medioambientales de usar de manera incorrecta la luz. Hoy en nuestro blog te contamos algunos de los impactos a nuestro medio ambiente.

1.- Derroche energético.

Lanzar luz hacia el firmamento no es una acción que quede sin consecuencias. Primeramente, recordar que ha habido que producir toda esa luz… como decíamos en el video «Martos, el pueblo que cuidad de sus estrellas«, contamos con centrales eléctricas, lineas de alta tensión, transformadores… en definitiva, una gigantesca infraestructura al servicio del suministro eléctrico, para finalmente lanzar parte de esa luz al cielo en el punto de uso, justo hacia donde no sirve para nada. El impacto medioambiental de este derroche energético es sencillamente descomunal, contribuye de una forma drástica a incrementar nuestra huella de carbono y acelera el cambio climático, uno de los principales problemas de conservación de nuestro medio ambiente.

2.- Efectos sobre la biodiversidad. 

Tenemos que tener en cuenta que todas las especies de flora y fauna que habitan sobre La Tierra son el resultado de millones de años de evolución adaptativa a las condiciones naturales. En este sentido, los ciclos de luz y oscuridad son determinantes para el desarrollo de las funciones vitales de la naturaleza, la vida está adaptada a condiciones de luz durante el día, y a condiciones de oscuridad durante la noche (al menos en la abrumadora mayoría de los casos). Cuando vertemos luz al cielo durante la noche alteramos este hecho y provocamos graves disfunciones en flora y fauna. Hoy día sabemos que aves migratorias se desorientan debido a las luces de las grandes ciudades; también conocemos que otros animales como los anfibios reducen su frecuencia de canto durante la noche, lo cual afecta a su éxito reproductor. De igual forma, muchos insectos están en grave peligro de extinción debido en parte a la contaminación lumínica ¿Cuanto tiempo llevas sin ver una luciérnaga? Además del uso excesivo de pesticidas, la intrusión lumínica en el medio natural ha contribuido a la merma drástica de este insecto.

3.-  Vertidos y residuos contaminantes

No hay que olvidar que las tecnologías de iluminación también han ido cambiando. Sin embargo, aun quedan muchos lugares iluminados con lámparas que utilizan materiales más peligrosos, cuya sustitución ha de hacerse con la premisa de una correcta gestión de estos materiales tan delicados para evitar problemas de contaminación.

En este artículo ni siquiera hemos entrado al problema del impacto económico negativo de una incorrecta iluminación, afecciones a la salud o, por supuesto, al deterioro de la calidad y oscuridad del cielo nocturno. No obstante, queremos recalcar con este artículo, que la contaminación lumínica ha de comenzar a gestionarse con la misma relevancia que otros tipos de contaminantes de los que ya hemos tomado conciencia. 

La contaminación lumínica es un gravísimo problema medioambiental, y está en nuestra mano exigir como sociedad que desde la administración se tomen las medidas para reducirla y evitarla en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *