Ondas gravitacionales, nace una nueva rama de la física

Imagina que estás en un lago del cual solo puedes ver la orilla en la que te encuentras, la presencia de ramas y obstáculos te impide ver la otra orilla y lo que sucede en ella. Los obstáculos son tan grandes que jamás vas a poder ver la otra orilla porque no tienes medios para hacerlo. Además tienes unos tapones en los oídos y no puedes escuchar absolutamente nada.

Imagina que en esa otra orilla que no puedes ver están sucediendo cosas alucinantes, hay dos niños jugando a hacer botar piedras en el agua tirándolas, de repente llega un gran camión y lanza una piedra del tamaño de una casa al agua, cuando todo se calma aparecen dos nutrias que empiezan a jugar chapoteando en el agua mientras que al poco rato un árbol que estaba en la orilla cae al agua. Sin embargo, desde nuestro lado no podemos ver ni oír absolutamente nada y permanecemos ajenos a todo lo que sucede más allá, sentados plácidamente mirando el agua.

De repente nos damos cuenta de que el patrón de ondas y pequeñas olas del agua no es homogéneo… primero llegan pequeñas olas de forma muy repetitiva… posteriormente llega una serie de olas grandes y espaciadas que se van debilitando… luego llegan pequeñas olitas de nuevo pero muy irregulares y continuas, finalmente vuelven a llegar muchas olas continuas y de un tamaño algo mayor.

Al cabo de un tiempo nos ponemos a estudiar esos patrones de olas y nos damos cuenta de que debe de haber algo que provoca esos cambios, nos damos cuenta de que las grandes olas se deben de deber a que algún objeto enorme ha sido lanzado violentamente al agua, y el pequeño gorgoteo de olas se debe de deber a que hay algo chapoteando en el agua.

No podremos ver jamás ni a los niños, ni a las nutrias, ni el árbol caer, ni el camión arrojar la gran roca, pero analizando el patrón de ondas del agua podremos deducirlo y sin verlo podremos saber que ocurre en sitios muy, muy, muy, muy lejanos en el espacio y en el tiempo. De repente podemos saber qué ocurre en la otra orilla.

El descubrimiento de las ondas gravitacionales lo va a cambiar todo.

Captura de pantalla 2016-02-12 a las 8.14.00