3 historias que nos emocionaron durante la noche en blanco de Málaga

El pasado día 20 fue un día realmente emotivo para AstroAndalus, más de 750 personas pasaron por el Muelle Uno de Málaga durante la Noche en Blanco para conocer nuestra oferta turística de regalos originales bajo las estrellas y disfrutar observando Júpiter.

Pero entre todas las personas que nos visitaron nos gustaría contar tres historias que nos emocionaron. sobre todo la última:

¡Tengo los pelos de punta!

El Muelle Uno es un lugar frenético día a día, así que imaginad durante una Noche en Blanco. Mientras que decenas de personas hacían cola para observar, parte de las 7 personas de AstroAndalus que estábamos ese día se dedicaron a hacer fotos y videos. Buscando el encuadre adecuado nos acercamos a un bar próximo, momento en el que un camarero se acercó a donde estábamos disparando y tremendamente emocionado nos dijo “os estoy viendo y tengo los pelos de punta, llevo años queriendo mirar por un telescopio y estoy hasta emocionado”. Finalmente se pudo escapar y echar un vistazo a Júpiter ¡otro sueño cumplido! 🙂

El constructor de telescopios. 

La organización de la Noche en Blanco y el Muelle Uno dispusieron de personal de seguridad para que todo transcurriera sin ningún problema en esta noche tan especial. Ya durante el montaje un señor de seguridad se aproximó a nuestros telescopios en un Segway y comenzó a observarlos meticulosamente. Durante toda la observación no paraba de acercarse y dar vueltas por la zona. Al cabo de 5 horas cuando ya estábamos recogiendo se aproximó y nos comentó que el mismo se estaba construyendo su propio telescopio y quería adecuar un espacio en su jardín para observar el firmamento. Le estuvimos dando muchos consejos y mostrando detalles mecánicos, recomendando algunas webs y manuales… etc. Finalmente se fue encantado y con un montón de información… en cualquier lugar hay amantes de las estrellas ¿verdad?

Oiga ¿se puede observar la sonda Juno?

La mejor historia nos ocurrió con un pequeño niño de apenas 5 años. Cuando observó Júpiter por el gigantesco telescopio de 14″ preguntó ilusionado ¿se puede ver la sonda Juno? Esta sonda es una nave que orbita Júpiter desde hace unos meses, pensamos que era algo que habría escuchado en el colegio pero sus padres inmediatamente nos contaron una historia fabulosa. No, el niño no había escuchado eso en el colegio, sus padres decían que el niño pedía que le contaran cuentos sobre naves espaciales, historias sobre exploración de planetas y la conquista de la Luna. Miraba la Luna desde el balcón y no paraba de preguntar a sus padres, los cuales lo achacaban a una tremenda curiosidad innata.

Jose Manuel, el monitor que atendía en ese momento ese telescopio le respondió sorprendido “No, la sonda no se puede ver porque es muy pequeña y estamos muy lejos, pero… ¿sabes qué? Si estudias con entusiasmo puede que algún día tu mismo visites Júpiter en una nave”.

El niño se bajo del telescopio con la mirada encendida, ya no quería mirar más Júpiter, sabía que lo visitaría algún día. Y así fue como esa noche conocimos a un futuro explorador del Sistema Solar.

Fue una noche emocionante y con cientos de historias que nos es imposible describir. El turismo de las estrellas está de moda y decenas de personas se interesaron en nuestros viajes por la Axarquía o para ver auroras boreales.

Entra en www.astroandalus.com y disfruta tu viaje al cosmos. 

Share on Facebook30Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *