¿Qué telescopio comprar en Navidad?

_mg_9265-2-2

Se acercan las navidades y muchas personas nos preguntan sobre cúal es el mejor telescopio para regalar o comprar. Desde AstroAndalus, tu agencia de viajes especializada en turismo astronómico, te ayudamos a elegir el equipo que más se ajuste a tus necesidades.

Antes de nada comentar que, en general, hay mucha desinformación sobre los distintos tipos de telescopios, las configuraciones ópticas y las posibilidades de cada uno de ellos, así que lo mejor es repasar cómo es un telescopio, cómo se utiliza y como funciona, así podrás hacerte una idea de lo que necesitas.

La gran pregunta es: “¿Cuál es el mejor telescopio?”. Desde AstroAndalus tenemos la respuesta bien clara, y es que el mejor telescopio es el que más se usa.

Esta respuesta indica que no hay un telescopio mejor que otro, sino que el más apropiado será aquel que se ajuste a tus circunstancias personales, profesionales, económicas y de tiempo, así como a tus preferencias observacionales, aquello que más te interesa ver en el cielo.

Veamos parte a parte cómo es un telescopio.

1.- EL TUBO ÓPTICO

El tubo óptico es el “verdadero telescopio” pues contiene un sistema óptico que permite ver los cuerpos aumentados. Todo tubo óptico contiene otro pequeño tubo óptico, llamado buscador, que a modo de “mirilla” nos permite buscar objetos de forma más sencilla al tener mucho menos aumento y abarcar una porción de cielo mucho mayor. Todos los tubos ópticos se caracterizan por dos características:

  • Diámetro. (D)

El diámetro del espejo primario o de la lente nos da la potencia de un telescopio, ya que la luz recogida en su superficie es la que se usa para ampliar el objeto. Esto es, cuanto más gordo es un tubo más luz recoge y más brillantes veremos los objetos que observemos.

  • Distancia focal. (F)

Es la distancia que recorre la luz desde que entra al tubo hasta que se forma la imagen que vemos y nos sirve para calcular los aumentos.

  • Ocular. (O)

El ocular es una lente intercambiable en la que ponemos el ojo para observar a través del telescopio. Al igual que los propios telescopios también tienen distancia focal, hay oculares de gran cantidad de tamaños, de 5mm, de 17mm, de 40mm… etc, etc. telescopioLos aumentos los obtendremos al dividir la distancia focal del telescopio entre la distancia focal del ocular usado, esto es, un telescopio de 1000 mm de distancia focal nos proporcionará 50 aumentos si usamos un ocular de 20 mm o 100 aumentos si usamos uno de 10 mm.

Ejemplo:

1000mm (D) / 20mm (O) = 50 x (aumentos)

1000mm (D) / 10mm (O) = 100 x (aumentos)

Aumento máximo práctico: El máximo aumento para útil para un telescopio es el doble de su diámetro, es decir, para un telescopio de 150mm serán 300x, para uno de 200mm serán 400x.

Una de las preguntas más recurrentes que nos llegan estos días es acerca de los tipos de telescopios, veamos los principales.

  • Refractores.

Los refractores se caracterizan, de forma simple, por tener una lente convergente y fueron los primeros instrumentos desarrollados hacia finales del siglo XVI. Son los típicos telescopios que todos tenemos en mente, con una lente delante y donde la persona que observa lo hace desde la parte de atrás.

  • Reflectores.

Los reflectores se basan en sistemas de espejos, para aquelas personas que se aproximen por primera vez a la astronomía les resultará raro un telescopio en el que se mira “por delante”, pero de hecho, son de los más comunes. Entre sus ventajas, destacan la versatilidad de su sistema óptico que permite grandes aberturas sin un coste excesivo, aunque el alineamiento de los espejos tiene que ser perfecto, de ahí que sea muy conveniente el revisarlo antes de cada observación, la llamada colimación del telescopio. Como inconveniente destaca que suelen ser telescopios muy voluminosos.

  • Cassegrain.

Los telescopios Cassegrain son una variante en la cual el espejo secundario en vez de dirigir la luz hacia un lateral por donde observar, vuelve a enviar la luz hacia la parte trasera del tubo. La Gran ventaja de estos sistemas ópticos y de los derivados (Schmidt-Cassegrain, Matsukov-Cassegrain) es que permiten longitudes focales mucho mayores que la longitud del tubo, ya que la luz recorre varias veces el camino del propio tubo.

Son de los telescopios preferidos por las personas aficionadas, pero su coste suele ser superior.

Veamos un esquema simplificado con los distintos tipos de telescopios:

telescope_types-copia

2.- “LAS PATAS” y MONTURA

Hay un tópico muy extendido y que es aquel de que “La calidad del telescopio estará limitada por el componente de menor calidad”; y es que de nada nos sirve tener un instrumento de calidad óptica insuperable si después tenemos unos oculares mediocres.  De igual forma la calidad de la montura es un factor a tener muy en cuenta, aunque el tipo de montura también dependerá de nuestras preferencias en la observación, de la transportabilidad que busquemos y del uso que queramos darle a nuestro equipo.

La estructura donde se sustenta la montura puede ser de dos tipos:

  • Trípode. Es aquella estructura compuesta por tres patas iguales y separadas 120º.  Entre sus inconvenientes destacan que es un sistema menos robusto que la columna y que además ocupa un área mayor de superficie una vez desplegado lo que se traduce en que haya mayor probabilidad de que durante una observación, alguien lo golpee, se mueva o incluso se deterioren.
  • Columna. Es un sistema muy poco extendido pero muy robusto. Comercialmente, sólo algunos modelos de telescopio traen “de serie” este tipo de sustentación. Es menos transportable que el trípode, aunque las modernas columnas también suelen tener dos fases desplegables, lo que las hace más versátiles. Sin duda, es el sistema elegido para colocar nuestro telescopio cuando disponemos de un lugar fijo de observación.

Existen varios tipos de monturas, aunque en el mercado, las más famosas son de dos tipos que vemos a continuación:

A) Altacimutales.

Las monturas altacimutales son aquellas que permiten un movimiento en altitud y azimut, es decir, como un “cañon”, de arriba a abajo y de izquierda a derecha. El eje de altitud va de 0 a 90 º, del horizonte hasta el cenit. El eje de acimut en cambio es un eje paralelo al suelo que va desde el Norte hacia el Este, trazando una circunferencia completa, de ahí que su valor vaya de 0º a 360º.  Estas monturas suelen llevar unos círculos graduados en cada eje para conocer las coordenadas altacimutales de un objeto concreto cuando lo observamos.

Una variante de las monturas acimutales o altacimutales es la montura de tipo Dobson. En este tipo de montura, no existe trípode ni pie sino que la propia montura es la parte que apoya en el suelo. Es muy común en telescopios reflectores de gran abertura, ya que permite una observación muy cómoda y es muy intuitiva. Es un telescopio muy usado por las personas aficionadas a la astronomía, es fácil de montar, económico y de excelentes resultados a pesar de su gran tamaño.

B) Ecuatoriales.

Las monturas ecuatoriales son aquellas que nos permiten seguir a un objeto celeste que se desplaza aparentemente (es la Tierra la que rota) por el firmamento. Esta montura es básicamente una montura altazimutal que se encuentra inclinada en función de la latitud del lugar de observación.

Una montura ecuatorial, por tanto, tendrá dos ejes: el eje de Ascensión Recta (A.R.) y el eje de Declinación (Decl.). El eje de Ascensión recta sería el equivalente al eje de azimut y el de declinación sería equivalente al de altitud en una montura dobsoniana o altazimutal.

Las monturas ecuatoriales requieren de un proceso de “calibración” llamando “puesta en estación”, mediante el cual preparamos el telescopio para poder seguir los objetos en el cielo.

mounts

Así pues, volvamos a la pregunta original ¿Qué telescopio comprar?

Para responder a esa pregunta hay que considerar todo lo visto con anterioridad. Si lo que quieres es observar la Luna y algunos objetos sencillos como estrellas dóbles, cúmulos de estrellas y las principales nebulosas y galaxias, puedes comprar un pequeño refractor altazimutal. Si quieres tener algo más potente con lo que profundizar en la observación del cielo y alcanzar objetos débiles con mejor luminosidad te comendamos un telescopio reflector (newtoniano) tipo dobson o de montura ecuatorial, si es Dobson será más económico y podrás comprar algo más grande (y luminoso) pero que será más dificil de transportar, si quieres una mejor montura por el mismo precio encontrarás telescopios reflectores sobre montura ecuatorial, que aunque visualmente no serán tan brillantes como un Dobson más grande, te permitirán seguir objetos en el cielo con mayor facilidad e incluso realizar fotografías espectaculares.

En resumen, tienes que considerar cuestiones como ¿qué quiero observar? ¿tengo espacio para transportarlo? ¿tengo espacio para guardarlo? ¿tengo un sitio donde utilizarlo? ¿quiero observar o fotografiar? ¿qué presupuesto tengo? Respondiendo a estas preguntas encontrarás el telescopio que mejor se adapta a tus necesidades.

Una vez lo tengas recuerda que desde AstroAndalus organizamos talleres de iniciación a la astronomía así como de manejo de telescopios y astrofotografía. Si te compras un telescopio y quieres una sesión de familiarización recuerda ponerte en contacto con nosotros en nuestra web y consultarnos sobre los siguientes cursos y talleres.

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

¿Me va a crecer el pelo con la Superluna?

_mg_7098

En los últimos días en AstroAndalus hemos recibido una avalancha de solicitudes de información sobre la famosa Superluna del próximo 14 de noviembre ¿Cómo verla? ¿Dónde verla? ¿Me crecerá más el pelo? 🙂 Mientras terminamos de preparar la entrada narrando nuestro viaje al ártico (eso si que va a ser una superentrada al blog) desde AstroAndalus os explicamos cómo vivir y disfrutar de este acontecimiento.

¿Qué es una Superluna? 

La órbita de la Luna no es completamente circular en torno a La Tierra, sino que es ligeramente elíptica, eso hace que la distancia de nuestro satélite con respecto a La Tierra no sea constante, en algunos momentos está más lejos y en otros más cerca. El momento de mayor distancia se llama apogeo, mientras que el punto más cercano a nosotros se llama perigeo. Cuando la Luna llena coincide con el perigeo resulta que tenemos una Luna exuberante y radiante que además podemos ver un poquito más cerca de nosotros.

Esta diferencia no es muy grande, es decir, el tamaño de la Luna llena en su apogeo y en su perigeo es difícil de percibir a simple vista. Otra cosa es si se hacen fotos y se comparan.

¿Merece la pena verla?

¡Claro que sí! Pero no solo esta ¡cualquier noche de Luna llena es espectacular! ¿Habéis visto alguna vez la Luna llena, imponente, surgir por el horizonte? Es un espectáculo del que hay que disfrutar, si además tenemos la excusa de que va a ser un poco más grandes pues ¡mejor que mejor!

¿Cuándo y dónde verla? 

Si el horizonte está despejado y libre de obstáculos, se debería de ver la Luna aparecer en torno a las 18:30h. Como a esa hora comienza a caer la noche y empiezan a encenderse edificios y monumentos va ser un momento fantástico para hacer unas fotografías espectaculares. Ahm, la Luna saldrá en dirección Este, claro está 😉

¿Cómo hacer una superfoto de la Superluna? 

Será recomendable que utilices un buen teleobjetivo si dispones de él, aprovecha la caída de la noche y la salida de la Luna para poder hacer composiciones de ésta con edificios, monumentos, elementos naturales… etc. Juega con los tiempos de exposición y los colores. Si el cielo está limpio quizá incluso puedas ver el cinturón de Venus con la Luna.

En AstroAndalus ya tenemos nuestra foto pensada 😀 A ver si las nubes nos dejan.

¿Me va a crecer el pelo con la Superluna? 

Siempre que se dan este tipo de noticias surgen gran cantidad de rumores, especulaciones y, sobre todo, una enorme cantidad de leyendas y falsas informaciones. La Luna lleva orbitando la Tierra millones y millones de años, este tipo de eventos son de hecho muy comunes, y el hecho de que el perigeo coincida con Luna llena, nueva o menguante, no varía el hecho de que la Luna continúa con su órbita de forma constante. Si se analizan los registros estadísticos la respuesta es clara ¡NO!, ni hay más nacimientos, ni hay más atracos, ni más ingresos en hospitales, es una leyenda urbana sin fundamento alguno.

Y sentimos decir que no… ¡no nos va a crecer más el pelo!

En cualquier caso va a ser una oportunidad fantástica para salir con la cámara a hacer unas buenas fotos de un anochecer que sin duda será especial.

AstroAndalus es tu agencia de viajes especializada en turismo astronómico, visítanos en nuestra web, en Facebook, Twitter o Instagram.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest