¿Qué son las auroras boreales?

jjg_1785

Dentro de las experiencias que el astroturismo nos ofrece están las que por desgracia no podemos ver en nuestras latitudes cercanas, lo que va a hacer necesario desplazarse para poder disfrutarlas. El caso de las auroras boreales es uno de ellos, y ya que en apenas una semana nos vamos al ártico para disfrutar de los Fuegos del Cielo, en nuestra entrada de hoy os contamos qué son y como se producen las luces del norte.

¿Qué son las auroras?

El Sol lanza chorros de partículas cargadas (plasma) continuamente, esto no nos afecta debido a que la Tierra tiene un campo magnético que nos sirve de escudo y que rechaza la mayoría de ellas, sin embargo en las zonas cercanas a los polos magnéticos pueden penetrar a través de las líneas del campo y alcanzar la parte alta de la atmósfera.

Cuando estas partículas chocan con el aire transmiten su energía a sus moléculas y cuando estas se recuperan y se relajan, emiten esa energía en forma de luz. Este es el motivo por el que el cielo brilla en esa hermosa danza de luz y color.

how-the-auroras-from

¿Entonces donde se pueden ver?

Se tienen que dar una serie de condiciones de las cuales la principal es el lugar. El campo magnético suele dejar que el viento solar penetre en un anillo en torno a los polos magnéticos que coincide aproximadamente con latitud 70º, en el hemisferio norte eso corresponde con Groenlandia, la zona norte de Canadá, Rusia y también Noruega, Finlandia y Suecia, de todos estos sitios el más accesible es la región de Tromsø, al norte de Noruega, es una ciudad relativamente grande, dispone de aeropuerto y ofrece otros atractivos turísticos.

oval

La mayor parte del brillo de las auroras ocurren entre 100 y 350km de altura, por lo que son visibles desde una amplia zona a su alrededor

¿Cuándo se pueden ver?

Por un lado el Sol tiene un ciclo en el que su emisión de partículas aumenta y disminuye a lo largo de 11 años, el máximo pasado fue en 2013 y el próximo será en 2024.

El sol va emitiendo una serie de chorros de partículas, en este sentido sería como un aspersor de agua que gira aproximadamente cada 25 días. Es conveniente planificar el viaje para que nuestra estancia coincida con una de esas “inmersiones”, así lo hacemos desde AstroAndalus 😉

Por otro lado hay que tener un tiempo atmosférico despejado, lo que no suele ser muy normal y no nos debe importar tener que desplazarnos hasta interceptar un hueco en las nubes, según los modelos de vientos y las predicciones.

captura-de-pantalla-2016-10-17-a-las-12-30-11

¿Por qué entonces en primavera y otoño?

La razón es que el astroturista, como el propio nombre indica, quiere: disfrutar de los astros y ser turista. Las fechas se eligen para poder ver las auroras y también disfrutar del increíble paisaje, los fiordos y montañas de Noruega, las llanuras heladas de Finlandia y la cultura del lugar. Si se fuese en verano, al estar por encima del círculo polar, sería de día las 24h por lo que sería imposible ver las auroras y en invierno sería siempre de noche, no podríamos hacer otras  actividades, ni paisajes, ni  fotos,… y están los -30ºC como problema añadido.

Por eso los viajes son en primavera y otoño, tendremos noche y día, podremos disfrutar de la zona a unos “cómodos” -10ºC y existe una alta posibilidad de ver las auroras.

Esperamos que os animéis y disfrutéis con AstroÁndalus de este espectáculo que nos dan los Fuegos del Cielo.

Próximamente anunciaremos nuevos tours en busca de las auroras boreales para 2017. En www.astroandalus.com 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Bye, bye, Rosetta !!

comet_on_29_march_2016_osiris_narrow-angle_camera

La misión Rosetta de la Agencia Especial Europea (ESA) ha marcado un antes y un después, ha supuesto un hito en la exploración espacial que ha reportado tanta información que de hecho tardaremos años en digerir todo, mucho después del fin de la misión seguirán apareciendo nuevos artículos, nuevos datos y muchas, muchísimas nuevas conclusiones. Hoy queremos hacer un pequeño homenaje a la misión Rosetta, la primera en posarse en la superficie de un cometa, una misión que acabó el pasado día 30 en las gélidas planicies del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko.

De cuantas fotos podíamos haber elegido para ilustrar la portada de esta entrada hemos elegido quizá una con poca resolución, desde que en agosto de 2014 Rosetta llegó a su destino tras un viaje de 10 años, contamos con imágenes de una increíble calidad en las que podemos ver detalles impresionantes. Sin embargo esta imagen nos ha parecido fantástica… un cometa solitario, viajando en silencio por el Sistema Solar sobre un fondo estrellado.

comet_on_24_july_2016_navcam

Detalle del cometa 67/P Churyumov–Gerasimenko

El caso es que sus dos últimos años deben de haber sido los más animados desde que hace miles de millones de años se formó junto con el resto de componentes del Sistema Solar. De repente una pequeña nave espacial entró en su órbita y desde la Tierra empezamos a escudriñarlo todo, desde valles, rocas, cortados, gases… incluso fuimos más allá y posamos un robot sobre su superficie, el pequeño Phillae, que tras un tortuoso aterrizaje consiguió recabar una ingente cantidad de información sobre la composición y funcionamiento de estos cuerpos.

¿Por qué es tan importante estudiar los cometas?

Al formarse el Sistema Solar de la materia existente en una nebulosa, se generan una gran cantidad de cometas y asteroides que después se combinan para dar lugar a planetoides y luego planetas. En condiciones de mucha mayor gravedad, densidad y calor los materiales originarios que se concentran en planetas comienzan a evolucionar. Así pues, si queremos conocer los ingredientes primigenios con los que nuestro propio planeta se formó hemos de estudiar esos pequeños fragmentos que finalmente no terminaron dentro de algún cuerpo mayor como un planeta o luna.

Rosetta y Phillae nos han dado mucha información sobre esos materiales con los que se formó nuestro propio planeta y ahora tenemos muchas más pistas que apuntan a cómo pudo aparecer la vida en la Tierra.

El pasado día 30 de septiembre, Rosetta se precipitó hasta estrellarse en la superficie del cometa 67/P dejándonos unas últimas y espectaculares imágenes.

rosetta_s_last_image

Una de las últimas imágenes de la superficie del cometa instantes antes de estrellarse contra esta.

Durante los próximos cientos y miles de millones de años este cometa seguirá orbitando nuestro Sol, solitario y silencioso, pero ya nunca más estará solo pues dos pequeños artefactos descansan sobre su superficie.

philae_found

Foto de Phillae posado en la superficie del cometa 67/P captada por la nave Rosetta en órbita.

Desde AstroAndalus deseamos un feliz descanso a estos dos pequeños y felicitamos a todas las personas que han estado detrás de la misión. En muchas de nuestras actividades de turismo astronómico y observación de las estrellas hablamos de cometas, ahora gracias a Rosetta y Phillae podemos dar a nuestros/as clientes/as mucha más información y contar fabulosas historias sobre lo que ahora sabemos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest