¿Se pueden ver auroras boreales desde España?

Entrado directamente al grano, hemos de decir que contra todo pronóstico la respuesta es sorprendentemente que sí, se pueden ver y de hecho se han visto en varias ocasiones a lo largo de la historia reciente. Pero… ¿son realmente altas las posibilidades? Hoy en el blog de AstroAndalus, tu agencia de viajes especializada en viajes científicos te lo contamos.

Recuerda que ya te contamos en una entrada anterior qué es una aurora boreal, que resumiendo son el efecto que provocan las partículas cargadas del viento solar al entrar en contacto con nuestra atmósfera. Ya que estas partículas son reconducidas por el campo magnético de La Tierra hacia las zonas polares, las auroras son fenómenos típicos de latitudes muy norteñas en el hemisferio Norte e igualmente hacia el Sur. La abrumadora mayor parte de las veces son fenómenos visibles por encima del círculo polar ártico, hablamos del norte de Noruega, Finlandia, Suecia, Canada o Groenlandia entre otros. Sin embargo, solo de forma muy eventual podemos disfrutar de este impresionante baile de luz en zonas mucho más sureñas, hasta el punto de incluso ser visibles desde nuestro país.

Para que esto suceda tenemos que estar ante una gran tormenta solar cuyos efectos, por así decirlo, “desborden” las zonas polares y se extiendan más. Aunque es un fenómenos tremendamente extraño, suceder… suceden. Tal fue el caso de una tenue aurora boreal visible en el norte de Galicia a mediados de marzo de 1989 en la que incluso algunos observadores reportaron detalles en forma de filamentos.

Un poco más reciente, en noviembre del año 2003 también se pudieron observar (e incluso fotografiar) unas tenues auroras en Gijón.

Pero sin lugar a dudas, la mayor aurora boreal visible en nuestro país que ha llegado con bastantes detalles narrativos hasta nuestros días fue la que ocurrió el 25 de enero de 1938. El hecho de tener lugar en plena guerra civil contribuyó a que mucha gente asociará este fenómeno atmosférico a una especie de señal del cielo. En muchos lugares se pensó que se trataba en un incendio en la distancia, en Madrid se pensó que los montes del Pardo ardían y multitud de ciudadanos de todo el país avisaron a los bomberos alarmados.

Pero claro… se nos escapa un detalle que explica estas confusiones. Cuando pensamos en las auroras pensamos en unas bellas luces verdes en el cielo, pero no siempre se ven así, de hecho así se ven cuando se está justo debajo de ellas, pero en realidad la parte de arriba de las mismas es de tonos rojizos. Si las auroras se ven desde muy lejos, debido a la curvatura de La Tierra tan solo vemos la parte de arriba asomar por el horizonte, en forma de unos pilares de luz rojas. Por eso en todas estas ocasiones hablamos de luces rojas cerca del horizonte, siendo comprensible que se confundieran con incendios en la distancia.

Como se puede ver, ha habido fenómenos boreales que se han podido ver desde nuestro país. Sin embargo hay que ser realista, y decir que las posibilidades son ínfimas, más aún con el aumento de la contaminación lumínica.

Así que si quieres disfrutar de este espectáculo, lo mejor es participar en alguno de nuestros viajes a Noruega, Finlandia y Suecia, el Tour Los Fuegos del Cielo de AstroAndalus te ofrece la oportunidad de disfrutar de un viaje acompañado de guías especializados que te mostrarán uno de los fenómenos más hermosos de la naturaleza. Más información y reservas en www.astroandalus.com

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

3 accidentes geográficos impresionantes del Sistema Solar

Cuando hablamos del Sistema Solar hablamos de nuestro propio vecindario, aquel que andamos ya explorando con idas y venidas entre distintos planetas, logrando aterrizar ingenios tecnológicos en la superficie de distintos mundos que nos fascinan, que nos sorprenden y nos cautivan con sus misterios.

Llevamos años explorando el Sistema Solar y hemos descubierto en el mismo verdaderos paisajes sobrecogedores que van mucho más allá de nuestra imaginación. A continuación te compartimos tres de los accidentes geográficos más impresionantes que conocemos hasta ahora.

1.- La mayor montaña del Sistema Solar.

La mayor elevación del Sistema Solar se encuentra en el planeta rojo, Marte. Se trata del monte Olimpo y mide la friolera de 25 km de altura, esto es alrededor de tres veces la altura del monte Everest en nuestro planeta.

Se trata de un gigantesco volcán con una base de unos 600 km de diámetro, con un borde de acantilados de hasta 6 km de altura.

2.- El mayor acantilado.

Pero si queremos hablar de acantilados imponentes tenemos que viajar a Verona Rupes, una serie de cortados que se encuentran en la luna de Urano Miranda. Sin lugar a dudas es un lugar no apto para personas con vértigo, pues una mirada desde su borde nos revelaría un paisaje aterrador con un caída vertical de 10 kilómetros de altitud. Pero esto tiene truco, y es que Miranda mide apenas 472 km de diámetro, por lo que su fuerza de gravedad es muy pequeña y un salto al vacío tendría una velocidad de caída muy lenta.

3.- El mayor cráter del Sistema Solar

La mayor huella de impacto la encontramos en el planeta Mercurio, en concreto en la llamada cuenca de Caloris. Se tata de los vestigios de un cráter de ¡1.550 kilómetros de diámetro!, esto constituye un 32% de la superficie del planeta, casi 1 de cada 3 metros cuadrados de Mercurio se encuentran dentro de este cráter. El impacto fue tan grande que en el extremo opuesto del planeta se levantaron cordilleras por las ondas provocadas durante el mismo. Se estima que el cuerpo que impactó contra Mercurio medía unos 100 kilómetros, frente a los 10 km del cuerpo que acabó con los dinosaurios en La Tierra.

Esto son apenas tres pinceladas de un Sistema Solar fascinante, cañones de cientos de kilómetros, planetas con anillos, plumas volcánicas, lagos de metano, tormentas de ácido sulfúrico, océanos congelados, géiseres…

Algún día todos estos mundos serán hogares ¿Quién sabe? Mientras tanto son lejanos planetas que tan solo podemos observar en la distancia, sobre un cielo estrellado. Si quieres adentrarte en las maravillas del cosmos ya sabes que AstroAndalus es tu agencia de viajes especializada en turismo astronómico ¡un viaje al cosmos!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Cazabulos Cap.1: La foto de la península ibérica de la NASA

Reconócelo ¡a ti también te ha llegado esta impresionante foto de la península ibérica desde el espacio que puedes ver a la derecha! Sin lugar a dudas es impresionante, qué color, qué nubes, qué montañas… ¡qué…! eh… bueno… mejor no hacer demasiada gala de nuestro orgullo patrio, ya que sentimos informar de que es una foto falsa.

Con este flagrante montaje por ordenador con el que han intentado colárnosla inauguramos una nueva serie de artículos en nuestro blog de AstroAndalus, la primera agencia de viajes especializada en turismo astronómico y actividades con telescopios: ¡Cazabulos! Vamos a por el primero.

En la cabecera de esta entrada se puede ver una foto real tomada desde la Estación Espacial Internacional y la foto falsa que tanto ha circulado por redes sociales. Vamos a identificar algunos puntos concretos que nos permiten identificar que se trata de un fotomontaje:

  • Las nubes:

En la foto podemos ver unas nubes pomposas, blancas y relucientes pero algo falla, y mucho. Es su escala. La Estación Espacial se encuentra a unos 400 km de altura mientras que las nubes se encuentran muchas veces realmente cerca de la superficie, rara vez por encima de los 10 km de altura. De hecho desde el espacio las nubes se ven tan abajo que apenas se ven como unas manchas blancas sobre nuestro planeta.

  • Las montañas:

Otra de las cosas que más cantan son las montañas. Fijaos en concreto en el Estrecho de Gibraltar, en su punto más cercano la distancia entre la Península Ibérica y Marruecos es de unos 14 km, y sin embargo muchas de las montañas parecen elevarse una distancia equivalente ¡no tenemos en España montañas de 14 km de altura! La mayor elevación de la península ibérica es el Mulhacén con unos 3,4 km de altura. La escala de las elevaciones es ridículamente exagerada.

  • Las olas:

En el agua del océano atlántico incluso se ven olas ¡¡desde el espacio!! Si esta foto fuera verdad ya podíamos estar despidiéndonos de la humanidad, pues el tsunami provocado por esas olas sería algo sin parangón. No, en serio, desde el espacio no se pueden ver las olas en una foto de este tipo.

También podíamos hablar de los colores, de la ausencia de vegetación, de la profundidad que parece tener el océano… etc. La foto mostrada en la parte izquierda es una foto real desde el espacio, nuestro planeta es lo suficientemente hermoso y sobrecogedor que no deberíamos de tener que recurrir a imágenes digitales para que todos nos maravillásemos.

Mientras que podemos organizar viajes al espacio para ver nuestro propio planeta, recuerda que en nuestra página web tienes una amplia oferta de actividades para disfrutar de la astronomía y la ciencia, viajes en pareja, auroras boreales y mucho más ¡¡Un viaje al cosmos!!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Relato de un eclipse solar único

En el momento en que escribo estas líneas son las 21:00h de la noche en el estado de Wyoming (USA), los tres monitores que hemos venido a disfrutar del eclipse total de Sol nos encontramos ahora mismo en un descomunal atasco de tráfico, hemos tardado 4 horas en recorrer 60 kilómetros de un viaje de 430.

Pero vamos a comenzar por el principio ¿Por qué en esta zona hay un atasco de literalmente cientos de kilómetros? Se dice que el eclipse solar de esta mañana ha sido el más observado de la historia, las cifras provisionales que estamos escuchando en la radio hablan de varios millones de personas.

Nosotros salimos la noche anterior en previsión a un caos circulatorio. El trayecto hasta llegar fue tranquilo, y justo al entrar a la zona de totalidad comenzó la más absoluta de las locuras, cada pocos kilómetros había zonas habilitadas con carpas, señales, zonas de descanso habilitadas, las gasolineras colapsadas, las tiendas de comida con colas para entrar… algo nunca visto. Al final entramos en un zona de camping donde cientos de personas comenzaban a montar telescopios y equipos para el día siguiente. Inmediatamente comenzamos a hablar con la gente de alrededor, el nerviosismo por lo que iba a ocurrir al día siguiente era palpable en el ambiente. Tras montar todo y hacer algunas fotos nocturnas nos fuimos a dormir ¡¡el día siguiente era la gran función!!

la noche anterior ya estuvimos haciendo algunas pruebas

Estábamos cansados y dormimos como troncos, pero eso no evitó que nos despertáramos muy temprano y comenzáramos a preparar todo el equipo. La zona no paraba de llenarse y conforme se acercaba el gran momento parecía que el mundo se iba a parar. La Luna hizo su aparición y empezó a tapar parcialmente el Sol. Como en AstroÁndalus nos apasiona la divulgación rápidamente comenzamos a compartir nuestro telescopio solar y decenas de personas se pasaban a conversar con nosotros y recibir nuestras explicaciones.

Visión del eclipse con nuestro telescopio antes de la totalidad

Para entonces había como una especie de calma tensa, pero hubo un momento en el que todo cambió súbitamente. De repente, la luz comenzó a apagarse y el paisaje comenzó a tomar tonos metálicos ¡la totalidad estaba cerca! Comenzamos a entrar en éxtasis, a preparar cámaras, cambiar objetivos, corriendo de un lado para otro mientras la luz se desplomaba por segundos. Cientos de personas paraban sus vehículos a los lados de la carretera mientras el mundo parecía apagarse, miraras donde miraras cientos de personas apuntaban al cielo y comenzaban a agitarse, apenas faltaba un minuto para el momento cumbre.

El minuto previo es algo inconcebible para quien no ha visto un eclipse total de Sol, la luz se desvanece de una forma espectacularmente rápida, la gente comienza a gritar, a aullar, a saltar, a correr de un lado a otro de excitación… y de repente ¡¡TOTALIDAD!!

No sé ni como describir lo que se puede ver en ese momento, comencemos por el entorno: el cielo no se oscurece como cuando anochece, sino que coge un color plateado, metálico, completamente surrealista. El horizonte en todas direcciones se torna de un color entre naranja y rosado, aparecen algunas estrellas en el cielo, también el planeta Venus… Entre tanto no para de escucharse gente gritando y silbando… expresiones de asombro en distintos idiomas, la temperatura se desploma súbitamente ¿y el Sol? Pues el Sol se ha ido, el mismo día se ha ido, en su lugar hay un anillo de plata en el cielo, rodeado de filamentos como plumas de un ala, a simple vista mirar hacia arriba era como sentirse en otra realidad, en otro planeta. Es una experiencia tan completamente distinta que no se puede describir, uno puede sentir entusiasmo, una sobredosis de adrenalina, privilegiado de haber visto eso.

El sol durante el momento de totalidad

Tras dos minutos de éxtasis, todo el proceso se repite a la inversa, el Sol comienza a aparecer justo detrás de la Luna y de repente el día regresa en apenas unos instantes. Tan solo 2 minutos después de la totalidad parecía que no había ocurrido nada, pero si que lo había hecho, la gente seguía abrazándose, saltando, viendo las fotos de sus cámaras y corriendo enloquecidas al ver el resultado. Todo el mundo que miró por nuestros telescopios se acercó a ver nuestras imágenes, a compartir su entusiasmo, a invitarnos a jugar con ellos ¡incluso a conducir una pick up inmensa! Después de haber compartido un momento así no se puede más que disfrutar de la humanidad, de la gente, de las sensaciones de todas personas que sonríen aun con la imagen del eclipse en la retina.

Y claro… llegó la vuelta la realidad, hace ya un buen rato que comencé a escribir estas palabras y apenas hemos avanzado, seguimos atascados en un atasco de tráfico monstruoso, las noticias ponen imágenes en helicóptero que dan pánico de colas de decenas y decenas de kilómetros, las entradas a las ciudades están bloqueadas, vemos gente fuera de los coches estirando las piernas, gente echando gasolina con garrafas porque hay colas de kilómetros para acceder a las gasolineras… estamos agotados, sabemos que nos quedan horas y horas atrapados en el coche, pero…. ¿Qué más da? En cierto modo esto también es parte de haber vivido uno de los acontecimientos astronómicos del siglo, y con AstroÁndalus lo hemos vivido de una forma muy especial. Después de días así es imposible no enamorarse perdidamente de la ciencia, de la astronomía.

Os dejamos mientras las estrellas comienzan a aparecer en el cielo, entre tormentas lejanas en las planicies de Wyoming y las primeras siluetas de las montañas rocosas de Colorado.

¡Buenas noches!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

El gran eclipse solar ¡vívelo con AstroAndalus!

La imponente visión de la Vía Láctea sobre los montes en Andalucía, la magia de las auroras boreales en el ártico, una lluvia de estrellas… son ejemplos de algunos de los espectáculos que podemos ver en nuestro firmamento. Sin embargo hay uno especialmente sobrecogedor: un eclipse total de Sol. Son fenómenos raros y muy localizados por lo que es algo muy difícil de observar. El próximo 21 de agosto uno de ellos tendrá lugar en Estados Unidos y por supuesto AstroAndalus estará allí ¿Quieres conocer nuestra aventura y vivirla con nosotros?

3 monitores de AstroAndalus se desplazan justo en estos instantes hasta Colorado (EEUU), desde allí prepararán todo el material y logística para disfrutar de uno de los acontecimientos astronómicos del siglo. El equipaje de cualquier monitor de AstroAndalus cuando vamos a Noruega es ya de por si peculiar: cámaras, trípodes, ordenadores, sensores… pero es que el de este equipaje lo supera con creces. A todo lo anterior se suman telescopios, filtros, baterías, drones… si, se puede afirmar que hay más equipaje óptico e instrumental que ropa 🙂

Pero es que sin duda la ocasión lo merece. Según los pronósticos, se estima que será el eclipse de Sol más visto y fotografiado de la historia. Desde hace más de un año y medio no hay plazas de hotel libres en ocasiones a más de 500 km de donde el eclipse será visible ¡si, 500 km!

Durante las siguientes semanas AstroAndalus pondrá a vuestra disposición una programación especial con motivo de este eclipse total solar. Os compartiremos vídeos, fotos y si todo sale bien, tendréis las primeras fotos del eclipse apenas unos instantes después de producirse.

¡Deseadnos suerte!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

3 consejos para ver las perseidas

Verano, vacaciones, familia, amigos y… ¡¡perseidas!! Prácticamente es un ritual más del verano, disfrutar de una noche bajo las estrellas a la caza de alguna estrella fugaz. Tanto si estás en la playa como en la montaña, hoy en AstroAndalus, tu agencia de viajes especializada en turismo astronómico, te invitamos a leer estos 3 consejos para ver muuuuchas de ellas.

1.- No pierdas el tiempo

Este 2017 tenemos Luna llena, pero no desesperes. Ciertamente el hecho de tener la Luna en el cielo impedirá ver muchas estrellas fugaces, pero no todas. La presencia de la Luna ilumina el cielo y por tanto puede que aquellos meteoros más pequeños pasen desapercibidos, aun así seguirás pudiendo ver los más grandes sin ningún problema.

Sin embargo la clave va a estar en este pequeño truco: la noche del día 12 la Luna sale justo pasada la media noche, mientras que tendremos condiciones de oscuridad total a partir de las 22:30h aproximadamente ¿Qué quiere decir esto? ¡Que tendemos más de una hora de oscuridad total!

El mejor consejo que te podemos dar es que no pierdas el tiempo y aproveches los primeros momentos de la noche. Recuerda, buscar tu lugar de observación y estate preparado y listo para disfrutar del show a las 22:30h. A esa hora debes de tener todo listo: tumbona o manta en el suelo y habiendo cenado ya ¡A disfrutar!

2.- Busca un buen lugar

Si quieres disfrutar de la noche tendrás que buscar un buen lugar de observación, ten en cuenta los siguientes aspectos:

  • Busca un lugar lejos de la contaminación lumínica de las ciudades. Cuanto mas oscuro sea el lugar más estrellas fugaces podrás ver.
  • Elige un lugar amplio y sin obstáculos. Trata de ubicarte en una zona abierta sin árboles u otros obstáculos que te tapen el cielo. Las perseidas pueden aparecer por cualquier lugar.
  • Busca comodidad. Ante todo buscar un sitio cómodo, al que puedas llegar fácilmente, sin muchas piedras donde poder tumbarte y estar cómodo para disfrutar del show.

3.- ¡Déjate guiar por expertos!

También puedes confiar esa noche en alguna organización o evento con motivo de las perseidas. Hay muchas asociaciones y entidades que organizarán eventos esa noche y lo más cómodo es participar en alguna de ellas. Desde AstroAndalus, por ejemplo, organizamos una gran quedada con salida desde Málaga capital. Nuestra propuesta incluye traslado en autobús, una charla explicativa y una observación con telescopios una vez aparezca la Luna.

Sea como sea, las perseidas es uno de los acontecimientos astronómicos del año, cientos y miles de personas estarán mirando al cielo con ilusión en busca de alguno de esos fugaces centelleos de luz, pequeñas partículas que arden al entrar en contacto con nuestra atmósfera. Un espectáculo muy especial que no te puedes perder.

¡¡MUCHA SUERTE Y BUENA CAZA DE ESTRELLAS FUGACES!!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

3 razones para no perderse la III Star Party de Santiago-Pontones (Jaén)

Este próximo fin de semana del 5 y 6 de agosto tenemos una de esas citas que no te puedes perder si te gusta la naturaleza y la astronomía. En la localidad giennense de Santiago-Pontones tendrá lugar la tercera gran quedada astronómica, un fin de semana repleto de actividades, talleres y recuerdos inolvidables.

Hoy en el blog de AstroAndalus, tu agencia de viajes especializada en actividades de observación de las estrellas con telescopios, te damos 3 razones para no perderte uno de los eventos destacados de este verano ¡¡allá vamos!!

1.- La Luna llena

¿Te imaginas ver salir la Luna llena desde uno de los lugares más salvajes y recónditos de España? Entre valles y altas montañas, en plena sierra de Segura, verás salir la Luna llena imponente y brillante, limpia, iluminando un cielo de estrellas, bosques y praderas.

Sin lugar a dudas será uno de los momentos más emotivos del fin de semana. Después de hablar sobre la misma, la podremos observar a través de nuestros telescopios astronómicos ¡¡un lujo para los sentidos!!

2.- Un lugar bellísimo

La actividad tendrá lugar en la aldea de Don Domingo, perteneciente al término municipal de Santiago-Pontones (Jaén). Se trata de una aldea situada a más de 1.500 metros de altura, un lugar fresco, puro y donde la naturaleza se desborda por doquier. Grandes masas boscosas, picos de alta montaña, praderas, huertas… todo ello salpicado de pequeños rebaños de ganado, cortijos y aldeas blancas que atesoran un riquísimo patrimonio cultural. Acudir a la III Star-Party de Santiago-Pontones es adentrarte en uno de los lugares más espectaculares de Andalucía.

3.- ¡¡ Astronomía, Gastronomía, música y talleres !!

Pero estamos ante una actividad que es mucho más que un fin de semana de astroturismo, durante los dos días que dura la III Star-Party de Santiago-Pontones también podrás degustar riquísimos manjares de la gastronomía serrana como su célebre cordero segureño o sus verduras de huerta. También disfrutarás de un concierto de saxofón en directo durante la cena y por supuesto de talleres teóricos donde aprender todo lo que se conoce a día de hoy de nuestra Luna.

Si aún no te has decidido, rápido, nos quedan muy pocas plazas. Puedes inscribirte entrando en www.star-party.com o llamando al 953-150-050.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

¿Cómo encontrar a Saturno en el cielo este verano?

En entradas anteriores ya te enseñamos a identificar la estrella polar, ahora desde el blog de AstroÁndalus, tu agencia de viajes especializada en actividades para ver las estrellas con telescopios, te ayudamos a localizar a otro de los protagonistas de este verano ¡Saturno!

Y es que Saturno va a dar mucho que hablar por varios motivos este verano. En primer lugar estará visible en el cielo nocturno durante algunos meses, siendo uno de los objetos más brillantes del cielo, es ya muy visible y fácil de ver en el cielo. Por otro lado, uno de los acontecimientos científicos del año es el final de la misión Cassini, que tras 13 años de exploración del planeta de los anillos se acaba. Se ha preparado una serie de acontecimientos para despedir a una de las naves más cautivadoras de la historia. El evento se llama Cassini Grand Finale, y aquí puedes ver un vídeo en YouTube. 

Pero vamos a grano ¿Cómo puedes tu identificar a simple vista este planeta en el cielo? Lo primero de todo es saber que la principal forma de distinguir cualquier planeta de una estrellas es fijándose en si este tilila o no (si parpadea en el cielo o no). Si lo hace es una estrellas, mientras que si ves un punto brillante en el cielo que no parpadea absolutamente nada… ¡voilá! Encontraste un planeta.

Para localizar Saturno busca un lugar con la zona Sur limpia y sin obstáculos, si es un lugar oscuro tanto mejor. Por ejemplo, aquellas personas en la costa andaluza tienen la zona sur limpia, pues el propio mar está en esa dirección, con un horizonte libre y sin mucha luz. Saturno está este año cerca del centro galáctico, así que si eres capaz de ver la Vía Láctea será fácil localizar un punto que no brilla.

A continuación te adjuntamos una imagen de una programa informático y una imagen real tomada por AstroAndalus.

Posición actual de Saturno mediante el programa Stellarium. 

Saturno captado por nuestras cámaras durante el I Taller de Fotografía Nocturna. 

Así que ya sabes, busca un lugar con un horizonte Sur despejado y oscuro, busca la Vía Láctea y junto a ella una estrellas muy brillante que NO parpadea. Ahí tienes a Saturno 😉

Pero si lo que quieres es disfrutar de una imagen sobrecogedora de este planeta a través de un potente telescopio recuerdo que en AstroAndalus organizamos salidas para ver los planetas y las estrellas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Historia de cuando tu reloj estuvo en una supernova

Hoy en el blog de AstroAndalus, tu agencia de viajes especializada en turismo astronómico y regalos originales, vamos a hablar de una de las preguntas existenciales clásicas ¿de dónde venimos? Pero… no solo de donde venimos como especie, nos vamos a preguntar por la procedencia de los átomos que nos forman ¿De dónde han salido los átomos de carbono de nuestros órganos? y ¿el hierro de nuestra sangre? Descúbrelo en esta interesante entrada escrita por Jose Manuel López, físico y monitor de AstroAndalus durante nuestras actividades de observación del cielo con telescopios.

Hay múltiples pruebas que soportan la teoría de que todo el universo comenzó con una explosión conocida como BigBang, en la que se encontraba concentrado todo el espacio tiempo y la energía necesaria para formar las increíbles estructuras que podemos ver. Los análisis y simulaciones están de acuerdo en que cuando el universo se enfrió lo suficiente como para poder formar átomos se formaron elementos sencillos: un 75% de hidrógeno, un 24% de helio y un poco de litio.

Pero ¿y los elementos más complejos como los metales pesados? ¿de dónde han salido? la respuesta es “fácil”, son las estrellas.

Los metales pesados no aparecieron en el universo durante el Big Bang, sino que son sintetizados en el interior de las estrellas.

Las estrellas son hornos termonucleares en cuyos centros los átomos se fusionan para dar energía (mucha energía) y formar átomos más complejos. Lo normal es que la estrella utilice básicamente hidrógeno para dar helio. Esta reacción mantiene la estrella caliente durante la mayor parte de su vida, de tal manera que va gastando el primer elemento para crear el segundo, un poco más complejo.

Las estrellas tienen cantidades descomunales de hidrógeno por lo que duran encendidas miles de millones de años, pero al final se va acabando. En ese punto el núcleo de la estrella se encoge y se calienta y puede empezar a fusionar helio para formar elemento todavía más complejos como carbono y oxígeno. Esto es lo que se llama “secuencia principal“.

De esta forma las generaciones de estrellas anteriores al Sol fueron enriqueciendo el universo de éstos “átomos pesados”, que nos forman a nosotros, al suelo, al aire y todo lo que vemos.

Pero por muy grande que sea una estrella, la energía que genera solo puede llegar hasta la formación de ciertos elementos, así que la pregunta es ¿donde se general los elementos más complejos como el oro, plata, mercurio, plomo…? Forzosamente tiene que ser en eventos en los que haya más energía que en una estrella.

Uno de ellos son las supernovas, la muerte explosiva y catastrófica de las estrellas más grandes, una explosión descomunal durante la cual la estrella aumenta su brillo cien mil millones de veces. Durante estas explosiones hay tanta energía en el ambiente que una pequeña parte se puede emplear para formar estos átomos muy pesados

La nebulosa del cangrejo en la constelación de Tauro son los restos de una supernova y es fácilmente visible en alguna de nuestras actividades con telescopios.

El otro evento en el que hay abundancia de energía son las explosiones cortas de rayos gamma (GRB en inglés), éstas suceden cuando dos estrellas de neutrones o una estrella de neutrones y un agujero negro chocan. En un brevísimo intervalo de tiempo los dos colosos chocan a velocidades cercanas a las de la luz provocando otra explosión descomunal. Se calcula que en cada GBR se puede formar una octava parte de la masa de la Tierra en oro.

Así pues, todos los metales pesados que existen en nuestro planeta tuvieron que formarse o en la explosión de una estrella o durante la colisión de dos estrellas de neutrones o una estrella de neutrones y un agujero negro ¡¡¿Puedes imaginar la magnitud de un evento como la colisión de una agujero negro y una estrella de neutrones?!! Pues ahí estuvo el oro de tu pendiente, la plata de tu reloj, el hierro de las llaves de tu coche, el mercurio del termómetro o cualquier metal pesado que puedas tener a la vista.

Literalmente, estamos hechos de polvo de estrellas.

Visita www.astroandalus.com y reserva alguna de nuestras actividades astronómicas, regalos originales en pareja o viajes para ver las auroras boreales. ¡¡Un viaje al cosmos!!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

¿Cómo hacer fotografías del cielo estrellado en vacaciones?

Llegan las vacaciones y si algo no puede faltar en nuestra maleta es la cámara de fotos. Tanto si estás en la playa como en una bonito pueblo de montaña, puede que la noche te sorprenda con su imponente manto de estrellas ¡que bonito recuerdo para compartir! Pero… ¿sabrías realizar una foto del cielo estrellado? Hoy en AstroAndalus, tu agencia de viajes especializada en turismo astronómico, te enseñamos como hacerlo.

Antes de nada necesitamos saber qué necesitamos para poder realizar una fotografía adecuada del cielo. Veamos qué equipo mínimo precisarás.

El equipo fotográfico:

Para realizar fotografías del cielo nocturno es preciso contar con una cámara de fotos de buena calidad. Para hacer fotografía nocturna te recomendamos una cámara tipo réflex digital (DSLR) con objetivos intercambiables. Este tipo de cámaras son las más adecuadas al contar normalmente con sensores de un tamaño considerable y estar equipadas con objetivos que por lo general son más luminosos que los que tienen las cámaras compactas.

Una opción fundamental que tu cámara debe tener es la posibilidad de configurar los parámetros de forma manual.

Trípode fotográfico:

La realización de fotografías del cielo nocturno requiere de altos tiempos de exposición por lo que necesitarás un trípode para que la cámara permanezca estable y quieta durante todo ese tiempo.

Disparador:

Es muy recomendable contar con un mando disparador de tal manera que podamos accionar la cámara sin tener que presionar el botón. Aunque no lo parezca, la presión que ejercemos con el dedo al pulsar el botón se transfiere al equipo en forma de vibración que produce un efecto de “trepidación” en la imagen, sobre todo si el trípode que utilizamos no es suficientemente rígido. Al utilizar mandos disparadores evitamos este problema.

Si no tienes disparador puedes utilizar el temporizador de la cámara. Cuando pulses en botón se activa el temporizador que lanzará la fotografía algunos segundos después, es más lento que el disparador, pero permite que la vibración provocada por la pulsación desaparezca.

Objetivos:

El principal obstáculo que encontraremos al tratar de fotografíar el cielo nocturno es precisamente la falta de luz. Hemos de tener en cuenta que tratar de captar objetos que ni siquiera somos capaces de presenciar a simple vista es llevar la cámara al extremo, en el sentido de que tendremos que utilizar todas las herramientas a nuestra disposición para tratar de congelar cualquier mínimo resquicio de luz que de una forma u otra llegue a nuestra cámara. Sin embargo, por muchos parámetros que podamos modificar en nuestra cámara, hemos de tener claro que contar con un buen objetivo luminoso es prácticamente la mitad del trabajo. Así, para la realización de fotografías del cielo nocturno se recomiendan objetivos muy luminosos, con aperturas de f/2’8 o inferior a ser posible (cuanto menor será esta cifra más luminosos serán los objetivos).

Parámetros específicos:

Sensibilidad o ISO:

El ISO es un parámetro que nos permite modificar digitalmente la capacidad de captar luz de nuestro equipo.

Los sensores de las cámaras digitales son unos chips encargados de la captura de la imagen. Estos sensores están compuestos por una malla de miles de celdas que transforman la luz que les llega en un impulso eléctrico que la cámara convierte en un pixel, la suma de todos los pixel es la que posteriormente permite formar la imagen. Al aumentar el ISO lo que hacemos es decirle a la cámara que multiplique artificialmente la señal que el chip produce. En principio esto no debería de reportar ningún problema,  sin embargo sí que lo hay, y es que al aumentar la señal también aumentamos de forma secundaria el ruido de la misma. El ruido de una imagen es cualquier otro dato que acompaña a la señal captada y que resta calidad a la misma.

En fotografía diurna este efecto es menos notorio, sin embargo, en fotografía del cielo nocturno las imágenes suelen estar compuestas por un fondo negro salpicado de miles de puntitos blancos relativamente similares al ruido, de tal forma que la aparición de ruido en este tipo de imágenes es muy visible y es capaz de estropearla completamente. Así, recomendamos utilizar este parámetro con moderación, solo las cámaras de muy alta gama permiten utilizar sensibilidades de ISO muy elevadas. Para cámaras tipo réflex de gama baja o media no recomendamos utilizar sensibilidades por encima de 1600 o 2000 forzando muchísimo.

Apertura:

La apertura está controlada por el diafragma, y es el agujero a través del cual pasa la luz hasta alcanzar el sensor de la cámara. Evidentemente, cuanto mayor sea la apertura mayor será la cantidad de luz capaz de llegar al sensor y  más luz podremos captar en nuestra fotografía. Su uso diurno está limitado en el sentido de que cuanta mayor sea la apertura mayor es el cono de haz de rayos que se enfoca en el plano de la imagen, es decir, a mayores aperturas menor será nuestra profundidad de campo (objetos en primer plano aparecen enfocados mientras que objetos de fondo aparecen desenfocados, o viceversa). Para evitar esto lo que se hace cerrar el diafragma, se capta menos luz pero los haces que alcanzan el sensor lo hacen de forma más paralela y nuestra profundidad de campo es menor. En astronomía no tenemos para nada ese problema ya que todos los objetos de nuestra imagen están realmente lejos y no tendremos problema en utilizar aperturas máximas.

Así pues, para fotografía nocturna siempre se recomienda tirar con la mayor apertura que nuestro objetivo nos permita configurar, pues más luz captaremos en nuestra imagen. Ejmplo: f/(y el número más bajo posible).

Tiempo de exposición:

Como se ha especificado con anterioridad, el mayor problema en la fotografía del cielo nocturno es la escasa cantidad de luz que emiten los cuerpos que queremos captar fotográficamente. Mediante la configuración de nuestro equipo podemos optimizar varios parámetros para tratar de forzar a nuestra cámara a captar la poca luz que le llega, sin embargo hay otra forma de hacer esto y es aumentando el tiempo de exposición de nuestra imagen. Cuanto mayor tiempo esté captando luz nuestra imagen más luminosa será esta. Así, si realizamos una fotografía de 10 segundos del cielo nocturno, captaremos más estrellas que si hacemos una foto de 2 segundos, y así sucesivamente. La mayoría de las cámaras tienen una configuración en la que 30 segundos es el tiempo máximo de captura configurable, sin embargo existe el modo B (Bulb), en el que mediante un disparador podemos establecer el tiempo máximo que queramos (minutos o incluso horas). Sin embargo no podemos olvidar algo ¡¡el cielo nocturno se mueve!! Al igual que el Sol, las estrellas salen y se ponen, desplazándose por el firmamento a lo largo de la noche. Si ponemos nuestra cámara sobre un trípode y realizamos una toma de varios minutos las estrellas se habrán desplazado lo suficiente en ese tiempo como aparecer como líneas en lugar de cómo puntos. En general a partir de 20-30 segundos (dependiendo de la focal que estés usando) las estrellas comienzan a dejar de verse de forma puntual.

Sin embargo hay una pequeña variable en esto. Si tienes unas mínimas nociones de astronomía sabrás que todas las estrellas del cielo giran alrededor de la estrella polar, y todas completan una vuelta alrededor de esta cada 24 horas. Sin embargo, aquellas que están más próxima se desplazan a una velocidad inferior, ya que la circunferencia que han de trazar es menor, mientras que las estrellas que se encuentran lejos de la estrella Polar han de describir grandes circunferencias en torno a esta y por tanto su velocidad de desplazamiento por el cielo es mayor. Esto tendrá una gran influencia en tus fotografías, ya que cuando fotografíes una zona del cielo cercana al polo norte celeste podrás forzar un poco más el tiempo de exposición sin que las estrellas te aparezcan movidas. Por el contrario, cuando fotografíes zonas alejadas de la estrella polar como el ecuador celeste tendrás que tener esto presente y tratar de recortar un poco el tiempo de exposición que utilices. No se trata de grandes diferencias, pero sí que puedes considerar variaciones de algunos valiosos segundos.

Distancia focal / zoom:

Este es un parámetro que guarda una muy estrecha relación con lo que se ha explicado en el punto anterior. Ya sabemos que las estrellas se desplazan por el firmamento, sin embargo el movimiento aparente de las mismas varía mucho en función del zoom con el que estemos haciendo la foto: Cuanto más zoom utilicemos y menor porción del cielo recojamos en nuestra cámara más rápido aparecerán las estrellas como trazos y no como puntos. Ejemplo: Si utilizamos una focal de 15 mm con un tiempo de exposición de 15 segundos las estrellas nos aparecerán perfectamente puntuales, mientras que si usamos ese mismo tiempo de exposición pero con una focal de 70 mm las estrellas se habrán movido. En este sentido, podemos concluir que cuanto menos zoom utilicemos, mayor tiempo de exposición podemos utilizar y más luz captaremos. Para realizar fotografías con mayor aumento tendremos que recurrir a tiempos de exposición muy pequeños o a sistemas de seguimiento como los que veremos más adelante.

Enfoque:

Uno de los puntos más críticos a la hora de conseguir una buena fotografía nocturna es el enfoque, ya que la mayor parte de las veces es muy difícil hacer un enfoque correcto. A continuación te damos unas cuantas pautas para logar un enfoque adecuado:

  • Si tu cámara tiene anillo de enfoque, ponlo en modo manual y llévalo hasta la marca de infinito. En teoría esto debería ser suficiente si bien la experiencia nos dice que en muchos objetivos el punto real de enfoque al infinito está un poco antes o después de la marca. Muchos anillos tienen un “tope” que impide seguir girándolos cuando se alcanza la marca de infinito, en estos objetivos es bastante fácil de enfocar pues basta con llevarlos hasta la marca.
  • Si tu anillo no tiene tope y tampoco especifica la marca de infinito tendrás que seguir los siguientes pasos para enfocar:
    • Vuelve a poner tu cámara en modo de enfoque automático.
    • Localiza alguna luz brillante lejana (la luz de un pueblo, la propia Luna, la luz de algún coche lejano… etc.).
    • Enfoca en modo automático apuntando hacia alguno de esos puntos de luz en la distancia.
    • Cuanto tu cámara se haya enfocado, vuelve a poner el modo de enfoque manual y no lo vuelvas a tocar. En este momento se supone que tu cámara ya está enfocada hacia el infinito y las estrellas te habrán de salir perfectamente bien.

Con esto ya deberías de ser capaz de realizar fotografías del cielo nocturno espectaculares si cuentas con el equipo adecuado.

AstroAndalus cuenta con una galeria en 500px donde podrás ver algunas de nuestras mejores imágenes.

En cualquier caso esta es solo una primera aproximación, tendrás que hacer muchas pruebas y tener en cuenta otros aspectos más delicados. Pero no te preocupes, en AstroAndalus organizamos talleres de fotografía donde podrás aprender a utilizar tu equipo y realizar impresionantes fotografías nocturnas. Entra en nuestra web y reserva tu actividad astrofotográfica con nosotros.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest